El impuesto a las sobreganancias no busca afectar la productividad del país para atraer más inversiones, pero tampoco éstas pueden venir al país bajo cualquier condición, sostuvo el ministro del Ambiente, Ricardo Giesecke.

Señaló que la tarea del nuevo gobierno será la de velar que las inversiones mineras sean buenas, razonables, sostenibles y amigables con el ambiente.

Añadió que tampoco se puede aceptar inversiones que vayan a dejar más pasivos que activos al país, porque eso dejaría de ser equitativo.

Giesecke señaló que el Perú debe aspirar a tener una sola autoridad ambiental nacional, que termine con esa noción de que el Estado es juez y parte en relación a las concesiones mineras, para lograr la confianza de la ciudadanía.

Sostuvo también que los conflictos sociales deben ser abordados “en frío” antes de que estallen y la demanda sea más fuerte.

“Tenemos que hacer una revisión completa de toda esta situación (conflictos) para sentarnos a conversar antes que la población ponga términos más tajantes respecto a fechas y formas”, manifestó.

ANDINA