El exjefe del Ejército Otto Guibovich Arteaga, dijo que la adquisición de los chalecos antibalas para las Fuerzas Armadas se proyectaron durante su gestión pero que no es resposable de las irregularidades en la compra. 

En RPP Noticias explicó que los chalecos de nivel 3- previos al nivel 4- vienen con bolsillos listos para que se le coloque las placas de metal. "Estos se proyectaron en mi gestión pero se adquirieron en diciembre cuando yo no estaba de Comandante General".

En esa línea, Guibovich señaló que se cree que en el Vrae un militar puede caminar con una placa de acero de 12 o más kilos

"Eso no es así. Los chalecos son standard y lo emplean todos los ejércitos del mundo y a eso se le puede poner la placa que uno quiere dependiendo de la misión. Las placas no las adquirieron por falta de presupuesto y eso no me compete", afirmó.

El miércoles, el Grupo de Trabajo que investiga la compra de chalecos antibalas, que preside la legisladora Luz Salgado (GPF), aprobó por unanimidad el informe final que encuentra presuntas irregularidades en la adquisición de equipo militar. 

Según las conclusiones del informe se determinó que el proceso de negociación, acuerdo y posterior adquisición de chalecos antibalas tuvo diversas irregularidades.

Asimismo, establecieron que la 8º Brigada Blindada del Ejercito no era competente para realizar actividades de carácter empresarial como son las confecciones, fabricación y comercialización de chalecos.

También, se determinó presuntas irregularidades en la negociación y suscripción de acuerdo celebrado entre la empresa Point Blank, así como el pago de una transferencia bancaria internacional para la adquisición de insumos para confección de chalecos, siendo que lo efectivamente se adquirió fueron chalecos antibalas. 

El informe fue aprobado con los votos de los parlamentarios Luz Salgado (GPF) presidente de dicho grupo de trabajo, Heriberto Benítez (SN), César Yrupailla (NGP) y Federico Pariona (NGP)