El comandante general del Ejército peruano, Otto Guibovich, afirmó estar "totalmente de acuerdo" con el planteamiento detrás del futuro "Lugar de la Memoria", que estará dedicado a las víctimas de la guerra interna en Perú.

El jefe del Ejército realizó estas declaraciones tras mantener ayer una reunión privada con el presidente de la Comisión de Alto Nivel para la Constitución del "Lugar de la Memoria", el escritor Mario Vargas Llosa, y durante la que éste le expuso los objetivos del proyecto.

"De la forma como lo manifiesta y lo describe Vargas Llosa, estoy totalmente de acuerdo. Un lugar donde se reconozca el esfuerzo que ha hecho la sociedad para rescatar la democracia de las garras del terrorismo me parece perfectamente viable", afirmó Guibovich a Radio Programas del Perú (RPP).

El comandante general calificó la reunión, que se realizó ayer en el Cuartel General del Ejército, como "cordial y con un fluido intercambio de opiniones".

Según Guibovich, Vargas Llosa ratificó que el "Lugar de la Memoria debe orientarse hacia una visión compartida que busque una reconciliación entre los peruanos y sea un punto de convergencia que nos haga ver los daños que generó el terrorismo".

La reunión de ayer buscaba acabar con las dudas y resquemores en las Fuerzas Armadas ante el proyecto, que sus opositores creen que servirá como tribuna para atacar la labor de los militares en la lucha contra el terrorismo.

Tras el encuentro, el propio Vargas Llosa señaló ayer que se habían disipado los recelos de los militares ante el proyecto y opinó que, a partir de ahora, espera que se inicie un proceso de colaboración entre la comisión, los partidos políticos y las Fuerzas Armadas de Perú.

La guerra interna desarrollada entre 1980 y 2000 dejó más de 69.000 muertos, el 54 por ciento de los cuales es atribuido al grupo armado insurgente Sendero Luminoso y cerca de un tercio a "agentes del Estado", según la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR), que entregó un informe sobre ese periodo en 2003.

EFE