Keiko reconoce que quiere ser presidenta para reinvindicar su apellido

Candidata presidencial de Fuerza 2011 reconoció también que el 30% de la población no simpatiza con su postulación. Sin embargo, anotó que otro gran porcentaje la apoya.
Foto: Andina

A un día del debate electoral y ocho de los comicios generales, la candidata Keiko Fujimori manifiestó sentirse muy tranquila y segura de pasar a la segunda vuelta electoral para después coronarse como la próxima presidenta del Perú.

"Yo voy a ser la presidenta", aseguró en una entrevista publicada hoy por el diario El Comercio.

La hija del expresidente Alberto Fujimori reconoció que gran parte de las simpatías que despierta su candidatura la debe al recuerdo del gobierno de su padre, aunque también dijo que "hay reconocimiento de mi trabajo como Primera Dama".

No obstante y así suene contradictorio, aceptó que también un importante grueso de la población rechaza la postulación de Fuerza 2011 por el recuerdo de la corrupción en el fujimorato.

"Existe un 30% de personas que nos rechaza, un 50% considera que el gobierno de mi padre fue muy bueno y un 20% de indecisos. Nosotros estamos liderando en el Congreso, tenderemos puentes, actuaremos con madurez", agregó.

Asimismo, refirió que pretende la Presidencia de la República para reinvindicar su apellido, "pero antes hay compromiso con el Perú".

En respuesta a sus rivales políticos que critican su falta de experiencia administrativa, Fujimori Higuchi recordó que asumió el cargo de Primera Dama a los 19 años y después fundó dos asociaciones de ayuda para los niños del país. Además, aseguró que lidera la bancada fujimorista del actual Legislativo.

"Estoy tranquila con mi conciencia, con el trabajo de la campaña, asumo mi responsabilidad y confío en el gran equipo que me acompaña, lo único que no quiero es defraudar", añadió".

Con respecto a la polémica electoral de mañana, dijo que llevará sus compromisos de trabajo y varias preguntas puntuales y difíciles para los candidatos, claro, sin faltas de respeto ni insultos.