El presidente del Consejo de Ministros, Yehude Simon, consideró que las manifestaciones en Cusco, que han puesto en riesgo las celebraciones del tradicional Inti Raymi, son "coletazos" de sectores radicales que buscan desestabilizar al Gobierno.

Al respecto, el jefe del Gabinete señaló que la solución del conflicto amazónico, que dejó una treintena de fallecidos, entre policías y nativos, fue "un Knock Out a lo Kina Malpartida" para los radicales.

"Durante un tiempo el Gobierno sabe que se preparaban asonadas (en el interior). Estoy tranquilo. Ellos (los radicales) habían puesto como carne de cañón a los amazónicos. Frente a un error del Gobierno, pusieron como carne de cañón a los amazónicos", dijo Simon Munaro.

"Logramos, con la perdida de vidas que ya conocemos, apagar esa mecha y eso para ellos (los radicales) ha sido un Knock Out como Kina Malpartida. Ahora, están respondiendo (con más movilizaciones). Son los coletazos para poder ver si pueden llegar al 24 o los próximos días de Fiestas Patrias en buen pie, pero yo creo que no", agregó.

Los campesinos de la provincia de Canchas, en Cusco, exigen la derogación de la Ley de Recursos Hídricos, la anulación del contrato del proyecto agroenergético Salqa Pucará, así como la revisión de las concesiones mineras en el lugar.

"No amenacen mucho. No se vaya a pensar que éste es un Estado débil o un Gobierno débil, la situación de los amazónicos no tiene que ver nada con lo que están haciendo estos grupos", dijo al periodismo.