Marianella Ledesma juró como presidenta del TC: "Se lo dedico a todas las mujeres de mi patria"

En un enérgico discurso, la primera mujer en asumir la presidencia del TC, también dedicó su designación a los ciudadanos que por razones sociales y económicas no tienen acceso a la justicia. 

Lima
Marianella Ledesma dedicó su designación como presidenta del Tribunal Constitucional a todas las mujeres del Perú.
00:00
Marianella Ledesma dedicó su designación como presidenta del Tribunal Constitucional a todas las mujeres del Perú. | Fuente: Tribunal Constitucional

Marianella Ledesma juró la mañana de este viernes como presidenta del Tribunal Constitucional y en un enérgico discurso dedicó su designación a las mujeres del Perú y a los ciudadanos del país que por sus condiciones sociales o económicas no tienen acceso a la justicia.

"Este alto honor de haber sido elegida [...] se lo dedico a todas las mujeres de mi patria, que por años esperan y lucha por igualdad de oportunidades", dijo.

"También se lo dedico a los seres humanos más pobres de todas las culturas, lenguas y de los lugares más inhóspitos y desconocidos por la mayoría de nosotros que siguen esperando por inclusión", agregó.

Ledesma, la primera mujer en la historia del Perú en asumir la presidencia del máximo órgano constitucional, dijo en su mensaje que asume el compromiso de trabajar por una visión integradora para garantizar los derechos de todos los peruanos.

"Digo esto bajo el conocimiento de que la persona humana es el fin del Estado y la sociedad [...] para que alcancen su desarrollo al margen de su origen étnico, religioso y cultural, para vivir en igualdad de oportunidades", afirmó.

En ese sentido, en la exposición de los lineamientos de su gestión, indicó que propondrá al pleno del TC cambiar el enfoque de los llamados casos emblemáticos, a los que el organismo atiende prioritariamente. Explicó que, aunque no hay una definición clara sobre este tipo de casos, normalmente se atienden de acuerdo a su relevancia mediática. Por ello, adelantó que sugerirá que se consideren emblemáticos a los casos por su nivel de importancia para la sociedad y no por la persona que esté involucrada.