La primera dama, Nadine Heredia, llegó el Congreso de la Republica para dar su manifestación ante la comisión que investiga las contrataciones de Martín Belaunde Lossio con el Estado.

En medio de gran expectativa de la prensa la esposa del presidente Ollanta Humala, se detuvo antes de ingresar a sesión reservada para aclarar que no ha tenido ningún tipo de participación en los negocios del recién capturado empresario peruano.

"Quiero de antemano dejar claro que yo no he participado con el señor Martín Belaunde, no lo he estimulado, ni he dado venia alguna para que este señor haga algún contrato, regular o irregular, con ninguna entidad del Estado", afirmó. 

"Eso quiero dejarlo sentado de antemano, no ha tenido mi autorización, ni mi venia; ni siquiera le he presentado a ningún funcionario del Estado en ninguna instancia", enfatizó.

Afirmó que acude a la cita de la citada comisión parlamentaria en cumplimiento de su deber, pero que sus respuestas se ceñirán "al marco que el Pleno del Congreso ha definido para esta comisión investigadora".

Precisó que el mandato dado a dicha comisión se limita a investigar las denuncias periodísticas sobre las presuntas actividades ilícitas de Belaunde Lossio para obtener contratos con entidades públicas a través de supuestos favores de altos funcionarios de Estado y que por lo tanto no declarará nada que no tenga que ver con este tema.  

"Tengo que hacer esta precisión porque, hemos escuchado que congresistas, incluso,  pertenecientes a esta comisión, que han dicho que debo declarar de varios temas que nada tienen que ver con el mandato que el pleno del congreso le ha dado a esta comision investigadora"., aseveró.

"Me voy a ceñir estrictamente al mandato que el Pleno del Congreso le ha dado a esta comisión investigadora y creo que esta la comisión haría bien, también, en ceñirse al mandato que tienen", añadió.

ESCAPAR DE LA JUSTICIA DE DOS PAÍSES ES VERGONZOSO

Respecto a la captura de Belaunde Lossio en Bolivia y su entrega a las autoridades peruanas, la primera dama fue enfática al decir que el Gobierno quería que el empresario de la cara a la justicia peruana.

"Lo que hemos querido es que este señor de la cara a la justicia de su país (...) Es una vergüenza que un peruano se escape de la justicia de su país y, peor aún, que se escape de la justicia de dos países".

Afirmó que este hecho "bota por los suelos cualquier especulación" sobre las supuestas intenciones del Gobierno de Ollanta Humala de proteger u ocultar a quien fue un personaje cercano al partido Nacionalista.