El presidente Ollanta Humala saludó la decisión del Congreso que prohíbe a las instituciones educativas obligar a la compra de textos escolares nuevos o diseñados para un solo uso, y subrayó que no se puede pretender hacer “negocio” con las familias más pobres.

Recordó que, en su época de escolar él utilizó los libros de su hermano mayor, y los gastos educativos se concentraban en lapiceros, lápices, entre otros útiles.

“En el tema de la educación no podemos pretender que se haga negocio con las familias más pobres. Las familias que pueden, compran su libro nuevo si quieren; (pero) no podemos obligar a las familias pobres, a los padres de familia que están angustiados por la situación económica, a comprar textos (nuevos)”, manifestó a TV Perú.

“Somos siete hermanos, y cuando iba al colegio, mi mamá me entregaba los libros de mi hermano mayor, los forraba y me servían para ir al colegio”, anotó.

“Lamento que se haga negocio con los textos escolares, (a) muchos de estos textos, le ponen una parte para rellenar, de tal manera que no lo puede usar otro, eso me parece no correcto”, agregó.

El mandatario subrayó que todos tienen que colaborar en el país, y que el Perú como “tierra de oportunidades” también lo es para las empresas editoriales, pero no de esta manera. “Tenemos que darnos la mano”, puntualizó.

“Me parece acertada la decisión del Congreso”, subrayó, luego de encabezar la citada actividad, en el asentamiento humano Abraham Valdelomar, en la localidad de Pisco (Ica).

El jefe de Estado inauguró la primera instalación de gas natural en viviendas de la ciudad de Pisco. Estuvo acompañado del alcalde mayor de Bogotá Gustavo Petro; la ministra de la Mujer, Ana Jara, y el ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento, René Cornejo.