Grupo RPP

Semanas antes de que Ollanta Humala asuma la presidencia de la República, Alexis Humala, su hermano, produjo una crisis en el partido de gobierno, tras reunirse con autoridades rusas para coordinar una cooperación bilateral en materia de gas. El hecho generó que el menor de los Humala sea suspendido de sus funciones partidarias.

Probablemente, el mayor escándalo que aconteció en la política peruana durante el 2011 sea el caso de Omar Chehade. Una reunión con generales de la PNP para coordinar un desalojo en la azucarera Andahuasi fue el detonante para la primera gran crisis del gobierno.

Pese a que el segundo vicepresidente de la República persiste en su inocencia, el Congreso de la República lo suspendió por 120 días por presuntamente haber ejercido presión para que se realice una operación de desalojo a favor del Grupo Wong.

Por su parte, la congresista Celia Anicama, apodada como la ‘roba cables’, también fue suspendida por 120 días por el Legislativo. La parlamentaria iqueña por Gana Perú fue acusada de robar señales de cable de otras empresas.

Eulogio Amado Romero, también fue cuestionado por presuntamente administrar concesiones mineras que contaminan el departamento de Madre de Dios. El hecho originó el calficativo de ‘come oro’ y una suspensión de 120 días por parte del Congreso.

Finalmente, cabe recordar a la exministra de la Mujer, Aída García Naranjo, quien se vio envuelta en el caso Pronaa que comprometió la muerte de tres niños en Cajamarca. Su reacción, supuestamente tardía e indiferente, causó que la oposición pidiera la censura por ‘incapacidad en el cargo’.