El fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, explicó ante la Comisión de Justicia y Derechos Humanos del Parlamento que “el fiscal (Wiliam Montes) desconocía quiénes eran los titulares de los números a los que se había solicitado ser intervenidos”, entre ellos el del congresista Luis Galarreta.

Sostuvo también que, el juez que autorizó la interceptación telefónica, no sabía en absoluto a quiénes pertenecían la larga lista de 21 números telefónicos.

Peláez indicó que una vez intervenido, se determinó que la línea no registró comunicación importante para la pesquisa, por lo que se procedió cancelar la orden de interceptación.

El congresista Luis Galarreta pide la renuncia del fiscal de la Nación, tras señalar que las explicaciones que hace días dio Peláez Bardales a los medios de comunicación fueron poco convincentes respecto al levantamiento del secreto de las comunicaciones.