RPP

La renuncia del ministro del Interior, Wilfredo Pedraza, es un gesto democrático porque asume la responsabilidad política de la custodia indebida a Oscar López Meneses, exoperador de Vladimiro Montesinos, para no afectar al Gobierno, dijo este viernes el portavoz de Perú Posible (PP), José León.

El congresista aseveró que Pedraza desarrolló una función transparente en el Ministerio del Interior y destacó que haya marcado distancia cuando se pusieron al descubierto estos hechos.

“(Pedraza) se está inmolando para que no crezca esta crisis y hay que reconocer que es un gesto democrático. Él está pagando la factura política, pero falta la factura penal”, manifestó.

En ese sentido, consideró indispensable la realización de una investigación exhaustiva y drástica para identificar a los responsables de estos hechos.

Según su opinión, el nuevo ministro del Interior tiene que seguir siendo un civil para garantizar un manejo integral del sector y que sea capaz de conducir adecuadamente la seguridad ciudadana, una demanda insatisfecha de la población.

León señaló que la salida de Pedraza facilitará el voto de confianza al gabinete ministerial, presidido por César Villanueva, que este lunes 18 de noviembre se presenta ante el Congreso de la República.

Por su parte, el congresista de Fuerza Popular, Héctor Becerril, refirió que la renuncia del ministro Pedraza es un “paliativo” para ganar tiempo y solucionar, según dijo, la crisis que vive el país.

A juicio de Becerril, el jefe del gabinete ministerial, César Villanueva, debe emitir un pronunciamiento público sobre el tema e informar sobre las acciones a tomar frente a los hechos revelados.

De lo contrario, prosiguió, su bancada no otorgará el voto de confianza al presidente del Consejo de Ministros y su gabinete.

Andina