El exmandatario y líder de Perú Posible, Alejandro Toledo, definió hoy el proceso de revocatoria a la alcaldesa de Lima, Susana Villarán, y su cuerpo de regidores, como una disyuntiva entre la decencia política y la corrupción.

Por ello, consideró que la consulta popular a celebrarse el próximo 17 de marzo, es “un asunto significativo” para todos los partidos políticos que practican la democracia en el país.

“Estamos frente a una situación en la que la cancha se empieza a dividir en el Perú entre la decencia política y la corrupción; y es necesario ser claros y activos frente a ello”, aseveró el exdignatario.

El pronunciamiento de Toledo se produce días después de que el Partido Aprista Peruano decidiera a nivel dirigencial que apoyarán el voto por la remoción del cargo de Villarán y sus 39 regidores.

El exgobernante adelantó que retornará a Lima en los próximos días, en un alto a sus actividades académicas en el exterior, para fijar junto al recientemente elegido Consejo Ejecutivo Nacional de Perú Posible y su bancada parlamentaria, la posición institucional que adoptarán ante la revocatoria.

Por otro lado, felicitó el trabajo realizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores durante la fase oral del contencioso jurídico con Chile, ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Agregó que ese respaldo responde a que se trata de un tema de Estado que ha involucrado, en sus diversas etapas, a los tres últimos gobiernos.

Finalmente, Toledo señaló que aprovechará su estadía en Perú para tomar contacto con las bases de su partido, conformar la nueva Comisión Política de Perú Posible, y terminar de debatir el plan de trabajo del partido propuesto por el secretario general, Luis Thais.

Andina