Vargas Llosa: Elegir a Keiko Fujimori sería la más grave equivocación

Escritor analizó candidaturas de los dos protagonistas de la segunda vuelta y concluyó que si Humala persevera en dirección moderada que parece haber emprendido, la democracia estará a salvo.

El premio Nobel de Literatura 2010 Mario Vargas Llosa sostuvo que elegir como presidenta del Perú a Keiko Fujimori sería "la más grave equivocación que podría cometer el pueblo peruano" ya que equivaldría a legitimar la peor dictadura que padeció la nación en toda su historia republicana.

En un artículo de opinión publicado en el diario El País de España, el laureado escritor analizó las candidaturas de Ollanta Humala y Fujimori y llegó a la conclusión de que es preferible apoyar al primero no como la representación de una abdicación sino que dicho apoyo sea “exigente y crítico”.

No tengo duda alguna de que elegir presidenta del Perú a Keiko Fujimori sería la más grave equivocación que podría cometer el pueblo peruano. Equivaldría a legitimar la peor dictadura que hemos padecido a lo largo de nuestra historia republicana”, escribe.

“El pueblo peruano no puede haber olvidado lo que significaron esos ocho años en que Fujimori y Vladimiro Montesinos perpetraron un saqueo sistemático de los recursos públicos, la corrupción que cundió por todos los mecanismos e instituciones del poder en la más absoluta impunidad, los tráficos de armas, de drogas, la manera como políticos, empresarios, directores de canales de televisión, iban a venderse a la dictadura por bolsas y fajos de billetes”, añade.

Pese a que, a su parecer, el voto por Humala sigue siendo un riesgo para todos los que defienden la libertad, la moderación que ha mostrado el líder nacionalista lo viene acreditando para la supervivencia de la democracia.

“¿Son estas las convicciones genuinas de alguien que ha evolucionado ideológicamente desde el extremismo hasta las posiciones democráticas de la izquierda latinoamericana que encarnan un Ricardo Lagos, en Chile, un José Mujica en el Uruguay, un Lula y una Dilma Rousseff, en Brasil o un Mauricio Funes, en El Salvador? ¿O es una mera postura táctica para ganar una elección?”, se pregunta.

“Este apoyo no puede ser una abdicación sino un apoyo exigente y crítico, a fin de que Ollanta Humala nos dé pruebas fehacientes de su identificación con la democracia (..) Si Ollanta Humala persevera en esta dirección que parece haber emprendido, la democracia peruana estará a salvo y continuará el progreso económico, acompañado de una política social inteligente que devolverá la confianza en el sistema a quienes, por sentirse marginados y frustrados de ese desarrollo que no los alcanzaba, optaron por los extremos”, precisa.

De otro lado, Vargas Llosa calificó al expresidente Alberto Fujimori de "asesino y ladrón" y manifestó que el entorno de la candidata de Fuerza 2011 (Keiko Fujimori) está plagado de colaboradores de su progenitor.