Beteta: “Archivamos denuncia porque Alarcón era vicecontralor cuando ocurrieron los hechos”

La presidenta de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales dijo que el reglamento del Congreso impide el antejuicio político a funcionarios que no lideran instituciones.

La congresista de Fuerza Popular afirmó, además, que la Subcomisión no puede recomendar el inicio de investigaciones por parte de otros grupos de trabajo. | Fuente: Foto: Andina / Video: RPP

La legisladora de Fuerza Popular y presidenta de la Subcomisión de Acusaciones Constitucionales del Congreso, Karina Beteta, justificó este lunes el archivamiento de una denuncia contra el actual contralor general de la República, Édgar Alarcón.

Según explicó en RPP Noticias, el funcionario ocupaba el cargo de vicecontralor cuando los hechos ocurrieron y, por ello, no procedía la recomendación de un antejuicio político. “Votamos por el archivamiento ya que de acuerdo al artículo 99 de la Constitución se señala claramente quiénes están sujetos al antejuicio político. Solamente vimos la parte formal. No ingresamos al fondo porque no era de nuestra competencia referirnos a este caso”.

 

Justificó decisión. En diálogo en el programa Ampliación de Noticias, Beteta trató de aclarar que tampoco correspondía a su mesa de trabajo la presentación del caso a otras instancias del Legislativo. “No es una Comisión ordinaria que en su informe final realiza una recomendación. Nosotros nos ceñimos al reglamento y a la Constitución. No derivamos”.

Este domingo, los programas dominicales Cuarto Poder y Panorama informaron que en agosto de 2016, un auditor de la Contraloría denunció a Alarcón ante el Congreso por un presunto negocio no declarado de compra y venta de vehículos de lujo entre los años 2003 y 2015. Además, los medios revelaron un audio en el que el titular de la institución ejerce presión para que el denunciante desista en el caso.

Foto
El contralor general de la República fue denunciado por uno de los auditores de la institución por no haber declarado la compra de vehículos de lujo a su nombre y a nombre de su hijo para luego revenderlos desde el año 2003 hasta 2015. | Fuente: Andina