Pedro Salinas (derecha) durante la audiencia de este lunes | Fuente: RPP Noticias | Fotógrafo: Vanesa Jiménez

Las dificultades que se han producido para concretar los acuerdos alcanzados entre el gobierno y la comunidad de Fuerabamba han puesto de manifiesto que no todos los actores políticos tienen como prioridad la solución del conflicto. Hay tres tesis básicas que no debemos perder de vista si lo que nos anima es abordar esta crisis con una voluntad reforzada de avanzar hacia el desarrollo y la erradicación de la pobreza.

La primera es que la inversión minera ha sido siempre y sigue siendo un factor indispensable para el desarrollo de nuestro país. La segunda es que en la crisis de Las Bambas ninguno de los actores se opone a la minería en principio ni a la actividad de la empresa china MMG. La tercera es que un país megadiverso como el Perú la desconfianza reina por lo que compatibilizar intereses requiere previsión, prudencia y tacto.

En plena Guerra Fría el presidente John Kennedy formuló un aforismo que ha sido aplicado incluso por Donald Trump en sus relaciones con el dictador de Corea del Norte: “No hay que negociar con miedo. Hay que tener miedo de no negociar”. Naturalmente, las voces discordantes de algunos dirigentes de la comunidad de Fuerabamba, las vacilaciones mostradas por Gregorio Rojas y el juego turbio de algunos asesores poco recomendables hace temer lo peor: la prolongación del bloqueo, el reforzamiento del encono y al final la violencia y la muerte.

A lo largo de nuestra historia tenemos demasiados ejemplos de lo que no hay que hacer si de verdad queremos soluciones y no imposiciones. No se entiende por eso que el presidente del Congreso haya aprovechado para denigrar la acción del gobierno y cuestionar que se haya negociado “bajo la presión del bloqueo de carreteras”. ¿Acaso Daniel Salaverry no recuerda que ha tenido que pasar por alto ofensas y murmuraciones contra él para asegurar sus funciones a la cabeza del Congreso? Definitivamente, la víspera de una asamblea del fundo Yavi Yavi no era el mejor día para destruir la credibilidad de las autoridades del Ejecutivo.

 

Condena intimidatoria

Este lunes, durante la tarde, supimos que el periodista Pedro Salinas fue condenado por difamación agravada dentro de un proceso judicial alentado por el arzobispo de Piura, monseñor Eguren, miembro del Sodalicio de Vida Cristiana. Es excepcional que en una democracia que se condene a un periodista de investigación, puesto que una condena de este tipo produce un efecto de intimidación a la prensa libre.

Sorprende también que Pedro Salinas sea condenado en su país cuando ha sido recibido en El Vaticano y el mismo Papa Francisco ha felicitado la contribución de los periodistas de investigación para destapar casos de abusos sexuales y psicológicos dentro de la Iglesia, que de otra manera no se hubieran conocido. Esperamos que la apelación pueda permitirnos conocer los argumentos de ambas partes y que se discuta si Piura es la sede judicial que más garantías ofrece de independencia en este proceso.

Netanyahu e Israel

Los mejores ejemplos de negociaciones exitosas y fallidas las ofrecen las siete décadas de existencia del Estado de Israel. La única democracia del Medio Oriente renueva hoy su parlamento, del que saldrá el próximo primer ministro. Los sondeos prevén que Benjamin Netayanhu volverá a formar una mayoría parlamentaria gracias a sus alianzas con grupos ultraortodoxos y de extrema derecha. Las elecciones fueron adelantadas, según numerosos analistas para sortear los procesos judiciales en que se halla implicado.

Durante la campaña, Netayanhu ha hecho anuncios que atizan el conflicto con los palestinos y que no son aceptados por la comunidad internacional. No son los enemigos de Israel, sino sus verdaderos amigos los que han insistido en que no se puede construir una sociedad sostenible y segura sobre la base de negar derechos a sus vecinos palestinos, en particular en la Franja de Gaza. Pese al apoyo de Donald Trump, la comunidad internacional no ha aceptado el estatuto de Jerusalén, que como la Iglesia reitera debe seguir siendo la sede espiritual de las tres religiones monoteístas.

Las cosas como son

¿Qué opinas?