Partidos en regiones
El 76% de gobernadores regionales pertenecen a movimientos regionales. | Fuente: Andina

En los últimos 16 años, el éxito electoral de los partidos políticos en las regiones ha caído en un 50%. En su lugar, existen coaliciones de independientes que se forman para ganar las elecciones. Con miras a la elecciones regionales y municipales de octubre, ¿quién representa hoy el interés de los ciudadanos?

El principal objetivo de un partido es representar los intereses de la esfera pública. Sin embargo, la opinión pública no percibe que estas organizaciones cumplan dicha tarea.

De hecho, los partidos políticos han perdido presencia en cargos públicos regionales y municipales. Entre las elecciones del 2002 y 2014, su éxito electoral disminuyó alrededor del 50%. Si esta tendencia se mantiene, en las elecciones de octubre un gran porcentaje de alcaldes elegidos procederán de movimientos regionales.

Estos movimientos triplicaron el número de candidatos electos en las últimas elecciones: 76% de los gobernadores regionales y 72% de alcaldes provinciales. “Una razón de este aumento es que es más fácil ser un movimiento en regiones que un partido. Están sujetos a menos mecanismos de control y pueden desactivarse con mayor facilidad”, señala Diana Chávez, especialista política de la Asociación Civil Transparencia.

El deterioro en la capacidad de los partidos políticos para llevar sus actividades fuera de Lima también influyen en el aumento de movimientos regionales. Para Percy Medina, jefe de la misión peruana de IDEA Internacional, los partidos peruanos poseen “una agenda de grandes temas nacionales, pero su capacidad de respuesta o solución a los problemas más locales es muchas veces inexistente.”

Según la encuesta de Integración, 55% de peruanos cree que los gobernadores deben pertenecer a movimientos regionales, y no a partidos políticos.

Para los especialistas, los líderes políticos en regiones han cambiado, y ya no provienen de una ideología política o de una formación en gobierno. Son líderes independientes, aparecen poco antes de una elección y su objetivo es conseguir los cargos públicos. Por ello, dejan de existir en el siguiente periodo electoral.

Como los movimientos regionales no tienen continuidad, los ciudadanos no pueden votar en relación a experiencias anteriores con la organización política. Por ello, la presencia de partidos en regiones debe fortalecerse. Planes de gobierno a largo plazo y experiencia de gobierno son insumos que se necesitan para contar con partidos políticos más sólidos, que representen los intereses de los peruanos en todas las regiones.