Pedro Castillo
Pedro Castillo | Fuente: EFE

Escucha el canal de podcast de Las cosas como son en RPP Player.

El presidente Pedro Castillo ha aprovechado su presencia en Nueva York para enviar mensajes a inversionistas privados, peruanos y extranjeros. Tanto, que Vladimir Cerrón ha dado muestras de exasperación al calificar el discurso de Castillo en la ONU como “pronorteamericano”. Algunos de sus argumentos repiten la retórica populista del maestro rural, campesino y rondero. Al parecer a Castillo le hace falta recordar sus orígenes para sostener que él no proviene de la izquierda, y sobre todo no de ningún tipo de extremismo. Desde luego, prefiere omitir toda referencia a su candidatura por Perú Libre, partido cuyo ideario se basa en el más trasnochado marxismo-leninismo. Castillo se ha presentado como un garante de la seguridad jurídica y por eso promueve que los inversionistas sientan confianza en un país que, como el Perú, ha dado muestras pese a todo, de fortaleza macroeconómica. La confianza no se puede decretar y menos conseguir en base a palabras. Se gana en el terreno de la acción cuando hay que tomar decisiones difíciles y mostrarse capaz de corregir errores y resistir a presiones. En el Perú lo esperan algunas definiciones como las que conciernen a proyectos mineros como Las Bambas y Quellaveco. Pero también en materia laboral, puesto que la norma sobre tercerización fue aprobada sin debate en el Consejo Nacional del Trabajo. La confianza requiere también el respeto al funcionamiento de las instituciones, que es lo contrario de lo que se ha hecho hasta ahora respecto a las investigaciones fiscales que conciernen al propio Castillo. Pese a todo, los organizadores de la Conferencia de empresarios, CADE, le han oficializado una invitación al evento anual previsto en Paracas en noviembre próximo. Entretanto habremos visto si las palabras pronunciadas en Nueva York fueron solo para la tribuna o marcan una rectificación de línea.

Las cosas como son