Leandro Paulsen: “Si un colaborador eficaz miente, puede perder sus beneficios”

El juez del caso Lava Jato en Brasil conversó con RPP Noticias sobre las presiones políticas que enfrenta la Justicia en su país y sobre el rol y las limitaciones de los delatores.
Leandro Paulsen es juez del caso Lava Jato en Brasil. | Fuente: RPP Noticias

La colaboración eficaz en un recurso útil, pero debe ser complementado con pruebas para que la Justicia y el imputado puedan obtener sus beneficios. El juez superior del caso Lava Jato en Brasil, Leandro Paulsen, conversó este jueves con Fernando Carvallo y Aldo Mariátegui, periodistas del panel de Ampliación de Noticias de RPP. El magistrado habló sobre las presiones que generan  casos con efectos políticos y dio detalles sobre cómo se usa la información de los delatores. Todo en la previa de la interrogación del fiscal peruano José Pérez a Marcelo Odebrecht sobre Keiko Fujimori, Alan García y Ollanta Humala.

Fernando Carvallo: Usted tiene en su país fama de ser un juez severo. Esta semana la Sala Superior de la que es miembro ha duplicado la pena contra el secretario del Partido de los Trabajadores, que ahora tiene 24 años de cárcel. ¿Bajo qué consideraciones se puede reforzar así una pena?

La Sala Penal trabajó con mucha responsabilidad. Tenemos fama de ser muy rígidos. Se hace lo que se tiene que hacer. Hubo dos procesos en los que la persona fue absuelta porque no hubo pruebas suficientes para la condena. En este último caso, hubo delaciones, pero no solamente eso.  La Justicia brasileña no permite que se condene solo con la palabra de colaboradores eficaces. El proceso tenía muchas otras pruebas.

Aldo Mariátegui: ¿Qué tanto peso tiene en Brasil lo dicho por un colaborador eficaz dentro de una sentencia?

La colaboración eficaz ha sido un elemento muy importante para las investigaciones en el contexto de la operación Lava Jato. Muchos imputados han hecho colaborado, pero solo un 20% de estas han sido premiadas. Las colaboraciones son libres, ocurren a partir de la voluntad de los imputados y del interés del Ministerio Público (MP). Se hacen cuando se puede aportar información importante para la compresión del contexto de la criminalidad organizada. Lo que ganan los imputados es una disminución en sus penas y se pueden hacer en ambas fases: durante la investigación y cuando ya están condenados.

AM: Si este señor al que usted le ha impuesto 24 años viene y le dice ‘quiero negociar, bajar mi condena’, ¿puede hacerlo?

Es posible. Tiene que verse si hay interés del MP y tiene que aportar información relevante. Los imputados tienen interés en la colaboración. Muchos están con penas muy altas, que no se deben al rigor del tribunal, sino a lo que fue hecho. Fue mucho el dinero desviado de Petrobras, del Gobierno brasileño, para campañas políticas, para los bolsillos de altos funcionarios e incluso parlamentarios. Hay muchos crímenes, las penas han sido grandes.

FC: Usted ha dicho que lo más difícil en su trabajo, cuando tiene que ver con gente de la esfera política y económica, como la condena al expresidente Lula da Silva, son las presiones políticas sobre los juicios. ¿Cómo hace para liberarse de ellas?

La ley de la Magistratura Nacional Brasileña no nos permite hablar de casos que están por ser juzgados. En general, claro que hay una presión política muy grande. Estas personas tienen poder político y económico, una capacidad de coordinación muy elevada. Nosotros estamos en una institución muy fuerte, muy consolidada. Tenemos más de 20 años trabajando en la Justicia, tenemos experiencia. Estamos acostumbrados a los efectos políticos que puedan crear las decisiones judiciales. El juez no es como el elector, no mira el color partidario del imputado. En Brasil está muy claro que hay imputados de todos los colores ideológicos y partidarios.

AM: Esta generación de jueces se ha sembrado, ha sido un proceso, porque se han enfrentado a un monstruo como el Partido de los Trabajadores (PT).

La Constitución brasileña de 1988, que ya tiene casi 30 años, ha hecho que el acceso a estos cargos sea por exámenes públicos, sea para fiscales o jueces. Esta generación ha estudiado mucho: posgrados, investigaciones sobre criminalidad y tributación. Hemos ingresado con poca edad, pero tenemos mucha experiencia.

AM: ¿Gana bien un juez en Brasil?

Sí, tiene una buena remuneración. No es nada excesivo, pero es buena. En dólares, sería 10 mil.

Escucha la entrevista completa de RPP Noticias con el juez brasileño Leandro Paulsen.
Escucha la entrevista completa de RPP Noticias con el juez brasileño Leandro Paulsen.
00:00

FC: ¿Cuánto puede colaborar un juez con colegas de otras jurisdicciones sobre procesos que están en marcha?

El problema de la criminalidad organizada, de la corrupción, no es del Perú o de Brasil, es global. Las Naciones Unidas (ONU) tienen convenciones internacionales para que se amplíe el combate a la corrupción. Tenemos incluso una armonización de la legislación de los diversos países, de modo que la peruana, la brasileña, la italiana y las de otros países son muy parecidas y podemos aprender mucho de la experiencia de colegas de otros países.

AM: En Brasil se ha tenido que negociar mucho con Jorge Barata y Marcelo Odebrecht porque se decía que los estaban procesando en Perú y mientras esto esté abierto no se le podía preguntar en Brasil. ¿Cómo manejan estos los jueces y fiscales brasileños?

No puedo hablar sobre casos específicos. La colaboración es voluntaria y el compromiso del imputado con la Fiscalía, que hace el acuerdo, es decir la verdad. El acuerdo es un negocio jurídico entre la Fiscalía y el imputado. El juez analiza las cuestiones formales y le da fuerza a este acuerdo. Hay un límite para el acuerdo, pero el compromiso del imputado es decir la verdad, dar los datos y pruebas que tenga.

AM: ¿Se han firmado acuerdos con la Fiscalía peruana para que la gente de OAS o Camargo Correa colabore?

El Gobierno brasileño no hace acuerdos para que se colabore con otros gobiernos. La colaboración internacional entre países a través de las fiscalías es muy importante para identificar, por ejemplo, las cuentas en el exterior, quién está detrás de las off-shore. A partir de esto se materializan los crímenes, realmente se prueba que han ocurrido porque el dinero aparece. Ahora, no se puede obligar a nadie a que haga un acuerdo de colaboración. Son siempre voluntarios. Este es un presupuesto para validar el acuerdo. Lo primero que hace un juez cuando tiene que dar fuerza a una colaboración es verificar que haya sido voluntaria.

FC: Usted ha sostenido que un hueco por donde ingresa la corrupción al Estado son las campañas electorales y que para ser eficaces en la lucha contra este tema hay que contar con la sociedad civil. ¿Dónde ve apoyo en Brasil en la lucha anticorrupción?

Los jueces no tienen una posición al frente de la lucha contra la corrupción, están listos para juzgar con imparcialidad, responsabilidad y con mucho cuidado lo que les llega. En la experiencia brasileña, el conocimiento de las investigaciones de parte de la sociedad, sobre lo que ocurre en el día a día en la Justicia, es muy importante para la formación de la opinión pública. El pueblo brasileño, como el peruano, no tolera más los actos de corrupción, que lo público sea usado para otros fines.

AM: Pero Lula da Silva está primero en las encuestas…

Hay una promiscuidad entre partidos políticos y agentes económicos. Hay acuerdos entre empresas y personas en altos cargos que usan su poder para verter recursos a empresas que obtienen beneficios en contratos con la administración pública. Los beneficios son muy grandes, son impresionantes.

AM: Aquí hubo obras gigantes de US$ 2 mil millones, como la Interoceánica Sur, y dicen que las coimas han llegado solo a US$ 25 millones.

Las coimas están entre el 1% y el 3% de los valores totales. En general, en los procesos con condena, los contratos tenían las coimas en este rango. Es algo que está infiltrado en el Estado, es una corrupción sistemática y orgánica que alcanza a funcionarios de diversos rangos y agentes económicos muy cercanos a ellos para garantizar permanencia y estabilidad. Lo que Lava Jato ha hecho es sacar esto a la luz través del confisco de bienes y de algunas prisiones preventivas.

AM: ¿Le importa mucho a la Justicia brasileña si el ciudadano que declara a otro país miente o retiene información? ¿Pierde las ventajas en su país? Hoy van a interrogar a Marcelo Odebrecht, ¿qué pasaría si miente o retiene información y alguien en Brasil se percata? Hablamos en hipótesis, en general.

Un requisito importante para que la colaboración premiada tenga efectos plenos para el imputado o colaborador es que se diga la verdad.

FC: ¿También ante autoridades extranjeras?

Sobre esto aún no tenemos decisiones. No puedo afirmar que sí o que no. En general, cuando una persona hace una colaboración premiada, tiene efectos inmediatos, pero dependen de que siga colaborando y diciendo la verdad, sin olvidar hechos relevantes para las investigaciones y apuntando hacia los recursos desviados. Si a lo largo del tiempo miente, disimula ciertos hechos, puede perder los efectos de la colaboración. El colaborador está muy comprometido con decir la verdad. Si no lo hace, puede perder los beneficios.

Marcelo Odebrecht, ex CEO de la empresa que lleva su apellido, será interrogado este jueves en Brasil por un fiscal peruano sobre Keiko Fujimoir, Alan García y Ollanta Humala. Su anterior testimonio fue clave en el pedido de prisión preventiva contra el expresidente nacionalista. | Fuente: AFP
Sepa más:
¿Qué opinas?