El magistrado Carlos Ramos fue el ponente en la demanda competencial. | Fuente: Foto: Andina

El magistrado Carlos Ramos, ponente en el caso de la demanda competencial presentada por el expresidente del Congreso Pedro Olaechea, consideró que la reciente decisión del Tribunal Constitucional que rechazó este recurso no representa un "cheque en blanco" para el Gobierno.

"No es un cheque en blanco para este Gobierno ni para ningún otro. La cuestión de confianza es una situación de carácter excepcional y en situaciones muy especiales. Es la última ratio y es el resultado de una crisis que duró más de tres años", señaló.

En declaraciones a la prensa, el magistrado señaló que, tal como lo planteó en su ponencia del caso, la cual fue aprobada por cuatro magistrados frente a 3 que la rechazaron, la cuestión de confianza presentada por Salvador del Solar antes de la disolución del Congreso fue rechazada "materialmente" y a la "vista pública".

Los magistrados Eloy Espinosa-SaldañaManuel Miranda y Marianella Ledesma (presidenta del TC) apoyaron la ponencia de Carlos Ramos, quien respaldó la disolución del Parlamento por considerar que sí ocurrió una denegación de la confianza al Gabinete Del Solar el pasado 30 de setiembre.

En tanto, los magistrados Augusto Ferrero CostaJosé Luis Sardón y Ernesto Blume emitieron un voto en contra por considerar que se debió declarar fundada dicha demanda. Blume, expresidente del TC, mostró su abierta discrepancia con esa postura.

Ramos, a cargo de la ponencia del caso, señaló durante su exposición que el Poder Ejecutivo contaba con competencia para plantear una cuestión de confianza para proponer una reforma de la ley orgánica del TC y para solicitar la postergación de la elección de magistrados.

¿Qué opinas?