Activistas piden a Meta y otras empresas tecnológicas dejar de implementar encriptación en la mensajería para prevenir delitos de abuso sexual infantil
Activistas piden a Meta y otras empresas tecnológicas dejar de implementar encriptación en la mensajería para prevenir delitos de abuso sexual infantil | Fuente: Unsplash

La privacidad sigue siendo un tema complejo de manejar para las marcas bajo la administración de Meta: Facebook, Instagram y WhatsApp. Desde la implementación de un sistema de encriptación de punto a punto, con el que los chats entre dos personas se vuelven inaccesibles hasta para la misma compañía de Mark Zuckerberg, las preocupaciones sobre los delitos que puedan gestarse en estas plataformas se han incrementado al punto de que hoy se exige una nueva manera de gestionar este candado ante un riesgo latente: el abuso sexual infantil.

Una campaña ciudadana apoyada por el gobierno de Reino Unido denuncia que gran parte de los delitos sexuales cometidos contra menores de edad no logran ser detectados debido a este sistema de encriptación de mensajes, advirtiendo que millones de casos de abuso sexual no pueden ser monitoreados por las autoridades.

Parte del discurso de los activistas precisa que las empresas de redes sociales se están “vendando los ojos voluntariamente” con la implementación de cifrado de extremo a extremo, o E2EE.

“Mi abuso se registró con fotos y videos que pueden estar disponibles ahora, mientras hablo”, señaló a The Guardian Rhiannon-Faye McDonald, víctima de abuso sexual infantil que hoy da soporte a menores de edad y que forma parte del grupo directivo de la campaña “No Place to Hide (sin lugar para esconderse)” contra la encriptación. “Queremos una garantía de que E2EE (siglas del cifrado de extremo a extremo) no permitirá ni facilitará que los abusadores sexuales dañen a los niños, ya sea directamente al encontrarlos y prepararlos, o indirectamente al hacer circular material de abuso sexual infantil”.

Cifras del abuso sexual infantil en servicios de mensajería

“No Place to Hide” toma como referencia un informe publicado en 2020 por el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC por sus siglas en inglés), en el que se advierte sobre un gran volumen de referencias de abuso sexual infantil reportadas en plataformas como 4chan, Zoom, Snapchat, Twitter, Google y otras compañías.

El documento destaca que el 94% de las referencias sexuales reportadas por usuarios se concentran en Facebook: más de 20 millones de denuncias. Sin embargo, la entidad señala que casi 14 millones de referencias de abuso sexual infantil podrían “perderse” en el cifrado de punto a punto, casi un 70% del total de reportes.

Los voceros de “No Place To Hide” solicitan a las empresas tecnológicas no implementar los sistemas de cifrado de extremo a extremo hasta que se demuestre que esta capa de seguridad no facilite la propagación de material sexual asociado al abuso infantil. Hasta el momento, Meta ha incluido este sistema E2EE en WhatsApp y las llamadas por video y voz de Messenger; y ha señalado que, de cumplirse con los plazos de la firma, Instagram también lo añadirá en 2022.

“Estamos de acuerdo en la necesidad de medidas de seguridad sólidas que funcionen con encriptación y las estamos integrando en nuestros planes”, destacó Antigone Davis, directora global de seguridad en Meta. “Nos enfocamos en prevenir daños mediante la prohibición de perfiles sospechosos, la restricción de que los adultos envíen mensajes a niños con los que no están conectados y la asignación predeterminada de cuentas privadas o ‘solo para amigos’ a los menores de 18 años”.