Amazon
Amazon se disculpó por el suceso, pero responsabilizó al jefe de turno en el caso. | Fuente: Unsplash

Estados Unidos sufrió hace unos días una de sus peores oleadas de tornados en los últimos años, dejando destrucción y muerte a su paso. Sin embargo, para Amazon, esto no fue “tan grave” y obligó a distintos trabajadores a seguir entregando sus paquetes en medio de la zona de desastre.

Así lo ha revelado Bloomberg, quien mostró conversaciones de distintos trabajadores siendo amenazados de ser despedido si es que no seguían con sus cronogramas pactados en la zona medio oeste del país.

No importaron las alertas

Una conductora de Illinois mostró cómo enviaba textos con su jefe directo informándole sobre las alertas del tornado. Él le respondía que siga conduciendo.

“Sigue entregando por ahora”, respondió el despachador. “Tenemos que esperar noticias de Amazon. Si necesitamos traer a la gente de vuelta, la decisión en última instancia dependerá de ellos”.

“Si decides regresar con tus paquetes, se considerará que rechazas tu ruta, lo que finalmente terminará en no tener trabajo mañana por la mañana”, respondió el despachador. “Las sirenas son solo una advertencia”.

Según el reportaje, la conductora estaba a unos 48 kilómetros del almacén de Amazon de Edwardsville, Illinois, que quedó asolado por uno de los tornados que arrasaron seis estados. Al menos seis trabajadores murieron cuando la tormenta arrancó el techo de la instalación y destruyó dos muros de hormigón de 12 metros de altura. Otros 45 trabajadores que se refugiaron fueron rescatados. 

“Fue una situación en desarrollo en una amplia área geográfica y, desafortunadamente, el socio despachador del servicio de entregas no siguió la práctica de seguridad estándar”, dijo un portavoz de Amazon al medio. “Este despachador debería haber indicado inmediatamente a la conductora que buscara refugio cuando informó de que había escuchado sirenas de tornado. Mientras se realizaba este intercambio de mensajes de texto, el equipo local de Amazon se aseguraba de que cada socio del servicio de entregas hubiera indicado a sus conductores que se refugiaran en sus instalaciones o buscaran refugio y les aconsejó que dejaran de entregar por la noche”. 

Los más de 30 tornados que el viernes devastaron estados del sur y del medio oeste de Estados Unidos dejan por ahora un saldo parcial de 88 muertos y decenas de desaparecidos, aunque las autoridades no descartan que la cifra de fallecidos sea superior.

Te recomendamos METADATA, el podcast de tecnología de RPP. Noticias, análisis, reseñas, recomendaciones y todo lo que debes saber sobre el mundo tecnológico. Para escucharlo mejor, #QuedateEnCasa.

Sepa más: