Un planeta fuera del sistema solar y que denominan "SuperTierra", pues es algo mayor que la Tierra fue descubierto por un grupo de astrónomos. Así lo informó el Instituto de Astrofísica del archipiélago español de las Islas Canarias (IAC).

Mediante un comunicado destacaron que además este es el exoplaneta más pequeño detectado hasta la fecha y que posee una elevada temperatura, entre 1.000 y 1.500 grados centígrados, y que probablemente su superficie sea rocosa o esté cubierta de lava líquida o tratarse de una mezcla de ambos.

Este nuevo planeta, que tiene el doble de diámetro que la Tierra, fue descubierto por medio del satélite CoRoT, recibe el nombre de CoRoT-Exo-7b.

El nombre del telescopio espacial CoRoT responde a las siglas de Convección, Rotación y Tránsitos.

La detección se produjo por medio del método de tránsito, es decir, mediante el ligero oscurecimiento del brillo de la estrella cuando el planeta pasa regularmente delante de ella, cada 20 horas terrestres, explica el IAC.

La mayoría de los más de 330 planetas descubiertos hasta ahora son gigantes compuestos sobre todo de gas, como Júpiter y Neptuno, y en el caso de CoRoT-Exo-7b su densidad aún no ha sido determinada, aunque podría tratarse de un objeto rocoso, como la Tierra.

Identificar la naturaleza de este planeta requerirá muchas investigaciones futuras, y es posible que deba considerarse este descubrimiento como el comienzo de la astronomía exoterrestre, indica en el comunicado Hans Deeg, investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias y miembro del equipo del descubrimiento.

Por su parte, Daniel Rouan, investigador del Observatorio de París, comenta que encontrar este pequeño planeta no fue una completa sorpresa, ya Corot-Exo-7b pertenece a una clase de objetos cuya existencia había sido predicha desde hace algún tiempo.

También se realizaron nuevas observaciones utilizando el instrumento FASTCAM -una cámara de muy alta resolución- en el Telescopio Carlos Sánchez (TCS) de 1.5 metros de diámetro y en el Telescopio Óptico Nórdico (NOT) de 2,5 metros, que permitieron excluir otras fuentes que podían imitar la señal del planeta.

EFE