RPP

Un gigantesco complejo secreto utilizado durante la Segunda Guerra Mundial por el régimen nazi, que lideraba Adolf Hitler, fue descubierto en ST Georgen an der Gusen, pueblo del estado de Alta Austria, en Austria.

Según el “Sunday Times”, la instalación subterránea, de una extensión de 75 hectáreas, cuenta con varios túneles y de acuerdo a su descubridor, el documentalista Andreas Sulzer, este lugar es “muy probablemente la planta de producción de armas (o bombas atómicas) más grande del Tercer Reich”.

El descubrimiento se produjo luego que un grupo de investigadores detectara altos niveles de radiación en la zona luego de analizar el dato de un físico austríaco, dando por hecho que se trataba de una central nuclear.

Además de los túneles como tal, las excavaciones también revelaron artículos como atuendos, cascos de las SS y todo tipo de reliquia de la época.

Se cree que el sitio podría tener conexiones con la fábrica subterránea B8 Bergkristall y el campo de concentración de Mauthausen-Gusen.

Además, los investigadores afirman que el laboratorio pudo ser construido con por cerca de 320 mil prisioneros de los distintos campos de concentración cercanos, incluyendo a expertos en química y física.