EFE

Se encontró el mayor indicio hasta la fecha de la "partícula de Dios" subatómica, o bosón de Higgs, en los restos de las colisiones del acelerador de partículas llamado Tevatron, actualmente cerrado.

La noticia fue anunciada por los físicos del Laboratorio Acelerador Nacional Fermi, aunque este descubrimiento no llega a ser una prueba.

Como los mismos restos que insinúan la existencia de la partícula también podría provenir de otras partículas subatómicas, los físicos sólo podían descartar otras explicaciones con una confianza de 550 a 1.

Esto significa que hay una probabilidad de menos de 0,2 por ciento de que los restos de la colisión no sean de la partícula. Pero por las convenciones internacionales, la probabilidad debe ser cercana al 0,14 por ciento para considerarse prueba.

El miércoles, físicos del CERN, el acelerador europeo de partículas localizado en la frontera franco-suiza, tienen previsto anunciar sus propios hallazgos sobre la búsqueda de la partícula.