Captura de pantalla

La última Encuesta de Opinión realizada por IMA-Estudios de Marketing entre el 7 y 10 de setiembre de 2011 en Lima y Callao, abordó el tema del mercado de smartphones o también llamados teléfonos inteligentes, los cuales arrojaron datos entre los que se destacan el problema de la inseguridad ciudadana y las preferencias en favor de una operadora u otra.

El estudio se realizó a 508 ciudadanos de Lima y Callao en donde se arrojó que el 7.7% de los encuestados tiene un teléfono inteligente, un número que muestra un mercado aún inmaduro.

En ella se pudo observar que la razón más importante para no comprar un teléfono inteligente fue el temor a ser robado con el 33.8%, el precio tan elevado con el 31.0% y el 19.0% no lo compraría porque no sabe lo que son.

Por su parte, entre las operadoras, Claro es ampliamente la favorita con un 61.8%, mientras que su competidora Movistar se ubica segunda con 27.6% y, Nextel 5.3%, hecho que pone a la primera como la líder en preferencias dentro de este mercado.

De otro lado y, a pesar de que globalmente Nokia no cuenta con una gran cuota de mercado, en la muestra encuestada en el Perú esta sigue siendo la favorita, ubicándose en el primer lugar con un 31.6%, seguida por Samsung con 15.8%, Blackberry y otras.

Estas además serían utilizadas de la  siguiente forma:

- El 38.2% compraría un teléfono inteligente porque lo necesita para su trabajo.
- El 28.9% lo compraría porque necesita estar conectado a sus redes sociales.
- El 19.7% lo compraría porque necesita revisar sus correos electrónicos, entre otras razones.

No obstante, los encuestados manifestaron que el 46.2% compró a Movistar y Claro y el 7.7% compró a Nextel.

Por su parte, las marcas más adquiridas fueron Blackberry con un 46.2%, Samsung con 17.9% y 10.3% LG y el iPhone de Apple, entre las principales marcas.

De los que no tienen teléfonos inteligentes, tan sólo el 16.2% tiene planeado comprar uno en los próximos tres meses

La muestra estadística fue distribuida proporcionalmente a los universos, segmentado  en tres tramos de edades entre los 18 a 70 años de edad y pertenecientes a los distintos niveles socio económicos de la ciudad.