El director general del Centro Europeo de Física de Partículas (CERN), Rolf Heuer, confirmó que este centro de investigación ha descubierto una nueva partícula muy similar a lo que se cree es el "bosón de Higgs", conocida popularmente como la "Partícula de Dios".

Esto supone un avance fenomenal "en nuestra comprensión de la naturaleza", declaró Heuer, quien calificó como "histórico" el hallazgo.

Encontrar la misteriosa partícula ayudaría a explicar el origen de la masa, una de las preguntas abiertas de los físicos actuales en la comprensión de cómo funciona el universo.

A finales del pasado año, científicos del CERN aseguraron que el análisis de los primeros resultados arrojaba indicios "intrigantes" de la eventual existencia del Bosón de Higgs, pero explicaron que con el nivel de datos reunidos hasta entonces no era posible dar una confirmación científica de la partícula más buscada de la física moderna.