Si eres de las personas que les gusta seguir a los que odian en la red, pues considérate un "hate-follow", es aquel que le gusta seguir perfiles de personas que no solo no le interesan, sino que cuyas vidas encienden un fuerte odio.

A veces son excolegas de trabajo, excompañeros, examigos de colegio o universidad o simplemente un ex. La mayoría de veces reservamos sus perfiles para momentos en los que nos apetece recrearnos en la maldad.

Pero, ¿por qué lo hacemos? Hay un sin fin de hipótesis; sin embargo, revisemos 5 de ellas.