Captura de pantalla/YouTube(produccionesibora)

Varios científicos probaron con éxito en el Parque Nacional del Teide (en las Islas Canarias) cuatro cámaras instaladas en un vehículo robótico llamado “Bridget”, una tecnología que podrá viajar en un futuro a Marte para obtener imágenes.

La empresa Astrium, creadora del robot “Bridget”, ha visitado por segunda vez el Parque Nacional del Teide, espacio elegido por los investigadores por el parecido de su superficie a la de Marte y por la ausencia de nubes.

“Bridget” posee cuatro cámaras capaces de sacar imágenes en 3D y en diferentes bandas de frecuencia para determinar la composición de los materiales y con una visión, una de ellas, de 360 grados.

Además de las cámaras, Bridget, lleva incorporado un taladro ultrasónico, que permite tomar muestras del subsuelo.

Mide 1,2 metros de longitud, tiene seis ruedas y cuatro baterías que le permiten ir a 150 metros por hora y su peso oscila entre los 200 y 300 kilogramos, dependiendo de la carga que se le instale.

Estos equipos, cuestan mucho dinero y antes de mandarlos a Marte o a la Luna hay que conocer bien cómo funcionan.

En total, son 20 ingenieros y expertos los que participan en las pruebas con la colaboración de diversas universidades, empresas e instituciones científicas.