Químicos que abrieron las puertas a avances en medicina y electrónica

El estadounidense Richard Heck y los japoneses Ei-ichi Negishi y Akira Suzuki dedicaron su vida a investigación en el ámbito de la química orgánica.
Foto: Difusi
El Nobel de Química premió hoy la labor de investigación de tres químicos que descubrieron y describieron por separado tres tipos de reacciones con múltiples aplicaciones en la medicina, la agricultura, la química industrial y la electrónica.

Pese a no haber trabajado juntos, el estadounidense Richard Heck y los japoneses Ei-ichi Negishi y Akira Suzuki tienen en común el haber dedicado su vida a la investigación en el ámbito de la química orgánica y haber puesto sus apellidos a sendas reacciones químicas con un enorme potencial.

Su mayor logro ha sido encontrar distintas fórmulas para hacer reaccionar entre sí a dos átomos de carbono que sirvan de base para sintetizar nuevas moléculas que se pueden emplear en la lucha contra el cáncer o la fabricación de aparatos de electrónica de consumo.

Richard F. Heck nació en 1931 en Springfield (Estados Unidos), y se doctoró en la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), donde prosiguió con sus investigaciones tras una estancia profesional en Suiza.

Posteriormente, Heck siguió investigando en el sector privado y en 1971 saltó a la Universidad de Delaware, en Nueva York, donde permaneció hasta su jubilación en 1989.

Su labor más destacable en el campo de la química se produjo entre finales de la década de 1960 y principios de la de 1970, cuando desarrolló la reacción que lleva su nombre, que es la que le ha valido el premio Nobel de Química este año.

La comunidad científica internacional ha reconocido con el paso de los años el gran potencial de su descubrimiento para la síntesis de nuevas moléculas orgánicas complejas y muchos investigadores han elaborado aplicaciones para la medicina y la agricultura basándose en su trabajo.

En 2006 recibió el premio Herbert C. Brown de Investigación Creativa.

Por su parte, el japonés Ei-ichi Negishi nació en 1935 en Changchun (actualmente la República Popular China) y se graduó en la Universidad de Tokio en 1958.

Posteriormente se trasladó a Estados Unidos para continuar sus estudios: realizó su doctorado en la Universidad de Pensilvania y allí prosiguió con su carrera como investigador entre los años 1966 y 1972.

En las siguientes décadas, pasaría por las universidades de Siracusa y Purdue, donde continuó con su trabajo, hasta su jubilación en 1999.

La reacción Negishi es el descubrimiento más conocido dentro de su extensa obra, que comprende más de 300 artículos de investigación, 30 ensayos, varias patentes y dos libros.

Entre los galardones que ha recibido este investigador destacan el Premio de la Sociedad Química de Japón (1997), el Hebert N. Mccoy de la Universidad de Purdue (1998) y el Sir Edward Frankland de la Real Sociedad de Química (2000).

El tercer galardonado con el Premio Nobel es Akira Suzuki, nacido en 1930 en Hokkaido (Japón) y doctorado por la universidad de ese mismo nombre, donde inició su labor investigadora.

Entre 1963 y 1965, Suzuki trabajó como posdoctorado en la Universidad de Purdue, donde también investigó su compatriota Negishi, para regresar posteriormente a la Universidad de Hokkaido.

En 1979, publicó por primera vez la reacción química que lleva su nombre y que le ha valido el Nobel de Química de esta edición.