Japón toma medidas como protesta ante una decisión judicial. | Fuente: iStock | Fotógrafo: Oleksii Liskonih

Japón anunció este lunes la adopción de restricciones a la exportación de procesadores, semiconductores y componentes para smartphones a Corea del Sur, en una controversia que aún contiene ecos de la Segunda Guerra Mundial.

Las nuevas reglas, que entrarán en vigor el jueves, fueron adoptadas después que un tribunal surcoreano ordenó a empresas japonesas a indemnizar ciudadanos de Corea del Sur que fueron utilizados como mano de obra forzada durante la Segunda Guerra Mundial.

"El sistema de control de exportaciones es construido con base en relaciones internacionales de confianza", apuntó el ministerio japonés de Economía y Comercio en una nota oficial.

"Luego de revisiones por partes de los ministerios relevantes, debe ser dicho que las relaciones de confianza entre Japón y Corea del Sur han sido seriamente dañadas", añadió la entidad.

Por la nueva normativa, los exportadores ahora deberán demandar un permiso especial por cada partida de venta si desean exportar a Corea del Sur, un proceso que en cada caso puede demorar hasta tres meses.

El Imperio de Japón anexó formanlmente la península de Corea en 1910 y mantuvo su control hasta 1945. | Fuente: Dominio público

La controversia

La cuestión del uso de trabajadores surcoreanos como mano de obra forzada por parte de firmas japonesas durante la Segunda Guerra Mundial es un problema permanente entre los dos países.

El mes pasado, Japón propuso que el tema sea sometido a un arbitraje a la luz de un acuerdo firmado en 1965, cuando los dos países normalizaron sus relaciones.

En contrapartida, Corea del Sur propuso que las empresas japonesas se sumen a un fondo de compensación voluntaria, idea que Japón rechazó de inmediato por considerar que era "inaceptable".

AFP

¿Qué opinas?