Este es el Alcatel 5V | Fuente: RPP

Desde hace años, Alcatel viene buscando un sitio en la gama de entrada y media, tras abandonar el sector premium por disposición de TCL, la marca matriz. Los intentos por incorporar condiciones de la gama premium en el sector de entrada han sido varios, pero no parecen encontrar la ruta correcta en un segmento que cuenta con otros nombres en la punta. Probamos al Alcatel 5V y te contamos si vale la pena ir por él o no.

Estas son las especificaciones del equipo:

Equipo sobrio y sin sobresaltos en pleno 2019 | Fuente: RPP

Suave y menudo al tacto

Sus 158 gramos se sienten como una pluma. El estilo es tradicional, con un notch en la parte superior y borde ancho. Los botones de volumen y boqueo se encuentran al lado derecho de la pantalla.

Así luce la tapa trasera del Alcatel 5V | Fuente: RPP

La parte trasera es de un negro realmente elegante, pero de un material sensible a arañazos y un tremendo imán de huellas. Resalta el sensor de huellas en medio de la tapa y el par de lentes fotográficos, arrimados al lado izquierdo.

El puerto para audífonos va arriba, mientras que la bocina y el puerto micro USB se aloja debajo. Afortunadamente, Alcatel decidió poner un case protector – sobre todo protege las esquinas – traslúcido y una lámina que cubre la pantalla de arañones.

No es un mal diseño, pero no destaca en nada realmente. Puede pasar desapercibido entre varios teléfonos similares.

La pantalla se perfila como punto alto

Cuando prendemos el equipo, nos topamos con este panel de 6,2 pulgadas de resolución HD+ y protegido por la tecnología “Dragontrail” de Asahi, la misma firma que otorga seguridad a la pantalla del Google Pixel 3a.

Sin embargo, esta tecnología suele ser inferior a Corning y su solución “Gorilla Glass” con el tiempo. Ponle la lámina protectora apenas lo saques de la caja.

Ya cuando nos enfrentamos al panel, nos topamos con dos cosas: saturación de colores y buenos ángulos de visión. Lo primero se agradece en una pantalla de ese tamaño y con las limitaciones en resolución que posee, mientras que lo segundo puede no ser interesante para la mayoría de las personas.

Si bien tenemos un panel IPS el nivel de contraste es aceptable, y no pinta de gris oscuro los tonos negros.

Lo que sí deja mucho que desear es la respuesta a los toques. A veces tenía que insistir unas 3 veces para accionar tareas, como reducir apps o escoger una función. Esto no pinta bien para el procesador.

Capa pesada para 2019

Vamos con el software. Lleva Android 8.1 Oreo – luego de un año de lanzado, y teniendo un equipo desbloqueado, no hay rastros de Android 9 Pie – pero Alcatel le pone una capa realmente recargada, llena de transiciones y colores innecesarios.

Lo terrible de esto es que ni siquiera hay parche de seguridad actualizado. El último registrado es el de agosto de 2018, tal como muestra esta captura de pantalla.

“Joy 1” es anacrónica y obsoleta, carente de gestos en pantalla para acciones que hoy son necesarias, como llamar a la pestaña de notificaciones o lanzar el cajón de apps.

La suite de soluciones tampoco está a la altura de un gestor eficiente, algo que sí encontramos en varias marcas que cuentan con productos en la misma categoría.

Una cámara sin sobresaltos

En verdad, me encantaría limitar esta parte a contar mi experiencia. Sin embargo, hay que detallar algunas cosas que encontré en uno de los entornos más extraños para sacar una foto.

Lo bueno es que tenemos un sensor de profundidad muy luminoso, junto a un lente principal ligeramente más grande. Enfoca rápido y a corta distancia. El tamaño del sensor ayuda a fotos con poca luz, pero el obturador realmente va lento en esas condiciones. Eso sí, díganle a Alcatel que añada detalle a su producto final.

No es un mal lente, pero es bastante aburrido frente a experiencias que combinan angular y telefoto en esa categoría. En el caso de video cuenta con estabilización electrónica de video, pero no confiaría en ese procesador para darle fuste a la captura fluida.

En el caso de la cámara delantera, es la que más ruido jala, pero que más contraste entrega. Sin embargo, el modo retrato incluido oscurece demasiado la toma. Una pena.

Las opciones de personalización son realmente limitadas y confusas, con un apartado social que dispara tomas seguidas de fotos cuadradas, o una paleta de colores muy ruidosos.

Algo que puede mejorar por software posiblemente no tenga mejoras. Ya vimos que Alcatel no es de actualizar demasiado sus gamas, a pesar de estar desbloqueados. Y hablando de software, mucho de la publicidad del equipo señala el uso de “Inteligencia Artificial” en las cámaras. ¿Me dicen en dónde?

Un equipo destinado al cansancio

Cuando comenzaba a usar el equipo, notaba estas transiciones lentas y ciertos procesos trabados en la fluidez del sistema. Esto es responsabilidad del chipset escogido por Alcatel para este equipo: un Mediatek MT6762 de 2 GHz y 3GB de RAM. Es una combinación que no dinamiza la multitarea, y detiene la carga rápida de juegos y aplicaciones pesadas. Y tenemos 32Gb de memoria interna, así que cuidado con las aplicaciones.

La calidad de las llamadas va bien, pero la geolocalización cae por momentos. Para la multimedia el parlante de la base no es suficiente, y los bordes superiores se vuelven rectos por el notch, pero contrastan con las curvas del borde inferior.

Es un equipo que viene con radio FM y reconocimiento facial, pero las credenciales de seguridad disminuyen por la falta de componentes que confirmen la identidad del usuario con este método bométrico. No es que sea malo, pero no me fiaría de este sistema teniendo sensor de huellas dactilares atrás del equipo.

La autonomía nos salva, pero por el número

Aquí quiero señalar algunas condiciones. Un equipo con pantalla HD y de procesador austero, debería superar el día y medio de autonomía con una celda de 4000 mAh. Parece que el software de Alcatel traga mucho, y eso no te podría dejar disfrutar de una independencia energética. Llega al día sin problemas, con 25% de energía disponible, pero no lo forcé mucho debido a las limitaciones propias del equipo.

¿Vale la pena?

Debo decir que no lo consideraría en mi bolo de renovación, frente a las propuestas de Xiaomi o Motorola en esta categoría. Uno de los errores que comete Alcatel con esta gama es la nula capacidad de actualización de software, y eso es imperdonable en cualquier equipo que quiere ser parte de la vida de la gente en un mundo plagado de amenazas.

Hay detalles rescatables, como el color de la pantalla y la cámara con poca luz. Pero no me quedaría con un dispositivo que no evolucione con mis hábitos.

* Equipo cedido a préstamo por Alcatel

¿Qué opinas?