Los pasajeros compartieron detalles de la inconveniencia. | Fuente: Twitter

Un tren de la compañía Amtrak comenzó este martes su regreso a Seattle tras permanecer detenido cerca de 36 horas en mitad de su recorrido y con 183 pasajeros después de que el domingo pasado chocase con un árbol caído en la vía cerca de la localidad de Oakridge, en Oregón (EE.UU.).

El área recibió de 25 a 38 centímetros de nieve el lunes, según el Servicio Nacional de Meteorología, lo que impidió usar un transporte alternativo para rescatar a los pasajeros del tren.

Una de las mayores sorpresas fue la calma observada entre los pasajeros a pesar de la situación.

Un video publicado por la reportera Bonnie Silman de la filial televisiva KPTV muestra cómo uno de los pasajeros toca el ukulele para un grupo de niños.

Emily May, otra de las ocupantes del tren, subió a Twitter un selfie donde se notaba su resignación ante el contratiempo.

Otra pasajera, escribió en modo de broma: "Hemos aceptado nuestra nueva vida en el tren. Se están formando tribus".

Sin embargo, la pasajera Rebeka Dodson comentó en su perfil de Facebook que se han producido "ataques de pánico y niños pequeños desesperados”.

En fotografías publicadas en redes sociales se puede ver que buena parte del menú de estos días han sido los habituales aperitivos y galletas que sirven en aviones y trenes, así como café, agua y bebidas gaseosas.

El tren Coast Starlight, de la compañía Amtrak, salió de Seattle a las 9:45 de la mañana hora local del domingo con destino a Los Ángeles, trayecto que se vio interrumpido alrededor de las 6:20 de la tarde hora local cuando chocó con un árbol que había caído sobre la vía por el temporal.

A la nevada hay que sumar los cortes de energía generalizados en el área, lo que dificultó todavía más la operación.

La compañía aseguró que, aunque regresan ya rumbo a Seattle, remolcados por una locomotora, está previsto que el tren tenga que realizar varias paradas por las condiciones del tiempo en Oregón y el vecino estado de Washington.

Por ello, anticipan que sea un largo viaje hasta que el tren vuelva a su destino de salida.

La empresa lamentó en un comunicado lo sucedido por las condiciones climatológicas "extremas" y aseguró que decidieron dejar a los pasajeros en el tren, donde tenían "comida, calefacción, electricidad y baños", para garantizar su "seguridad" ante la intensidad de la nevada y los árboles sobre la vía.

Con información de EFE

¿Qué opinas?