“Me quiero parecer a mi foto con filtro” se vuelve una tendencia peligrosa

La “Dismorfia de Snapchat se ha vuelto una preocupación para los cirujanos plásticos. Mas de la mitad de especialistas confiesa haber recibido pacientes que querían verse como su foto en Instagram y otras redes

Cirujanos advierten acerca del "Desorden de Snapchat" | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: RossHelen

Usar un filtro de belleza en el teléfono es una costumbre muy arraigada en quienes publican fotografías a través de redes como Instagram. Sin embargo, hoy ya se está hablando de la “Dismorfia de Snapchat” como una obsesión por parecerse a la fotografía de sí mismo con filtros aplicados, al punto de someterse a cirugías plásticas para lograrlo.

Esta tendencia ha sido alertada por la doctora Neelam Vashi, directora del Ethnic Skin Center en el Boston Medica Center, y establece que “esto podría estar alterando la percepción de la belleza, y pede ser un disparador que derive en Desorden Dismórfico del Cuerpo”. Esto se complementa con un informe de la Academia Estadounidense de Cirugía Plástica Facial y Reconstructiva, en donde se advierte de un incremento de casos de “pacientes que quieren verse mejor en sus selfies”. De acuerdo a este informe el 55% de cirujanos en los Estados Unidos ha recibido consultas similares en el último año, un incremento del 13% respecto al año 2017. 

La doctora Vashi toca varias aristas del tema. Uno de ellos es el tipo de lente que se usa en los teléfonos. “El deseo por cirugía cosmética es un componente importante del Desorden Dismórfico Corporal. Es sabido que el ángulo y la distancia tan cercana en que los selfies son tomados, generan una distorsión en las dimensiones del rostro. Eso lleva a insatisfacción. Los pacientes buscan cirugías con el deseo de verse mejor en redes sociales.  Incluso el reporte de la Academia de Cirugía Facial y Reconstructiva señala un incremento de casos en que se comparte em redes todo el proceso de cirugías y el resultado final”, apunta la especialista.

Los filtros de belleza en aplicaciones para teléfonos inteligentes son una constante. Mediante una rápida lectura biométrica mediante el sensor fotográfico y el de profundidad, una app es capaz de adaptar una capa de color o de luz sobre el rostro de la persona. Esta tendencia se ha extendido desde Snapchat, y se ha extendido a varias redes y software nativo de cámara en varias marcas.

Crece el número de personas obsesionadas con cirugías para verse mejor en redes | Fuente: Getty Images | Fotógrafo: master1305
¿Qué opinas?