La desinformación puede extenderse rápidamente a través de las redes sociales.
La desinformación puede extenderse rápidamente a través de las redes sociales. | Fuente: Unsplash

Twitter es la única red social que logra que sus usuarios crean menos en las teorías de conspiración sobre la COVID-19, según un estudio en 17 países europeos, mientras que otras plataformas como Facebook, YouTube, WhatsApp y Facebook Messenger aumentan la creencia de sus usuarios en estos bulos.

Así se desprende de un estudio académico liderado por la Universidad Técnica de Munich (Alemania) realizado por 19 investigadores de diferentes universidades europeas, incluida la Universitat Oberta de Catalunya y la Universitat Internacional de Catalunya.

Este proyecto se ha centrado en analizar la creencia en teorías de la conspiración relacionadas con la pandemia de COVID-19 entre los usuarios de redes sociales de 17 países europeos, buscando relaciones entre el uso de las plataformas y la creencia en bulos.

La investigación ha concluido que "Twitter tiene un efecto negativo en las creencias conspiranoicas, al contrario que todas las demás plataformas examinadas, que se ha descubierto que tienen un efecto positivo".

En el estudio, los investigadores llevaron a cabo una encuesta entre los usuarios europeos de cinco plataformas sociales: Twitter, Facebook, YouTube, WhatsApp y Facebook Messenger.

Concretamente, preguntaron a los participantes sobre su grado de creencia en tres de los bulos más extendidos relacionados con la pandemia de la COVID-19: que las farmacéuticas escondieron la vacuna para aumentar beneficios, que el virus fue creado por China como arma biológica o que se filtró en un experimento militar estadounidense.

Los resultados

De media, Twitter reduce la creencia en conspiraciones en un 3 por ciento en la escala, como se desprende del estudio, y la tendencia negativa es consistente en los 17 países del estudio. En el resto de las plataformas se produce el caso contrario, y aumentan la tasa de creencia, aunque en diferentes grados.

En el caso de Facebook y su app de mensajería Messenger, la investigación ha descubierto que, en el caso de la media de los 17 países, aumentan la creencia de sus usuarios en estos bulos sobre la pandemia. No obstante, la tendencia cambia en algunos de los países si se analizan individualmente, donde su uso es mayor y las noticias falsas están más extendidas que en la media europea.

En el caso de YouTube, la plataforma de vídeo aumenta la creencia en los bulos analizados entre un 2 y un 3 por ciento, mientras que en WhatsApp este índice se incrementa algo menos, entre el 1 y el 2 por ciento. En estos dos ejemplos, el aumento de la creencia en bulos se produce tanto en la media como el modo multinivel, que sopesa las diferencias entre los países del estudio.

La investigación ha publicado también los datos separados por países, incluida España, donde los usuarios de Twitter creen un 4 por ciento menos en las noticias falsas sobre la COVID-19.

De forma consistente al resto del estudio, la creencia en noticias falsas aumenta entre los usuarios de Facebook (en un 4 por ciento), YouTube (8 por ciento), WhatsApp (1 por ciento) y Facebook Messenger, la plataforma cuyos usuarios más creen en las conspiraciones, con un 12 por ciento más.

Europa Press