The International
Thunder Predator fue descalificado de la final por el cupo sudamericano al máximo evento mundial de Dota 2 por el uso de macros | Fuente: FaceIt

Por Diego Cuadrado, colaborador de PROGAMER.

La descalificación de Thunder Predator de la fase final por el cupo sudamericano hacia el campeonato mundial de Dota 2, The International, ha puesto en evidencia nuevamente las irregularidades dentro de las organizaciones que compiten profesionalmente en la escena dotera peruana e internacional.

Juan “Atún” Ochoa fue acusado el día viernes por el uso de “macros”, comandos previamente configurados en el hardware y software de la PC (teclas extras del mouse). Su desempeño con el personaje Meepo fue comparado con la de otros jugadores de la escena profesional, dejando números casi imposibles por el común de jugadores. La prohibición de estos macros no está detallada específicamente en el reglamento de Dota 2, pero se argumenta que se encontraban de forma general en los términos y condiciones de Steam en el punto de “prohibición ante cualquier ventaja externa dentro de las competencias”.

Ahora, es cierto que las reglas de Valve son ambiguas, tanto en este caso como en muchos otros, y es la primera parte del problema. La ambigüedad de unas reglas, las cuales deberían ser lo más específicas, detalladas y exactas posible para que los jugadores sepan exactamente cómo comportarse en cualquier competición, permiten que éstas sean interpretadas de diferentes maneras por diferentes personas u organizaciones.

Por ejemplo, es probable que ésta sea la razón por la cual no sucedió nada con Atún cuando jugó la Frankfurt Major con Digital Chaos SA, donde afirma haber utilizado estas macros sin ninguna advertencia o sanción de ninguno de los referees. Ya que los macros no han sido explícitamente mencionados en las reglas de Valve como una ventaja injusta - y se comenta mucho en la escena del Dota que muchos profesionales utilizan el mismo programa que usó Atún o similares sin problemas - es probable que la organización o Referees de la Frankfurt Major no consideren eso como una conducta sancionable. Esto de igual manera no ha sido confirmado por los referees ni nadie de la Organización de dicho torneo, siendo posible también que simplemente no lo hayan notado en ese momento.

Tomando en cuenta este antecedente mencionado por el jugador, creo que su justificación podría ser válida hasta cierto punto, ya que según Atún no le dijeron que no se podían usar. Muchos también argumentan que es una excusa para justificar el uso de macros, algo que debería ser obvio no utilizarlo.

En mi opinión, todo el problema se origina en primer lugar por la falta de claridad de parte de Valve y su casi nula intención de comunicarse con la escena profesional. Es cierto que ellos encargan la organización de torneos a entes reconocidos como PGL, FaceIt, Perfect World, etc, quienes tienen bastante tiempo en el Dota y tienen la experiencia suficiente como para llevarlos a cabo; sin embargo, estas organizaciones se rigen por todas las disposiciones que Valve cree convenientes: todas las reglas que existen para los torneos de Dota se fueron creando a lo largo de todos los torneos en la historia, apoyadas por los lineamientos que existen en el User Agreement de Valve.

El tema es que este tipo de decisiones recaen finalmente en las organizaciones, cuando Valve debería ser el que da le decisión final. Si bien es cierto, en el comunicado donde descalifican a Thunder, se explica que la decisión fue conjunta con Valve (cosa que rara vez sucede), la empresa no debatirá la ambigüedad del caso, por más que el jugador peruano quiera acercarse a Valve para conversarlo. Además, si es que alguna vez lo ha hecho, la compañía dirigida por Gabe Newell solo se comunicaría con la organización en general,  sin poder dar chance directo al presunto culpable de defenderse.

Si dichas reglas fueran lo suficientemente claras, no estaríamos debatiendo si Atún hizo bien o mal, si nos parece razonable su explicación o si nos parece justa la sanción o no, sino que él ya estaría baneado de las competiciones de Valve sin reclamo alguno, ya que estaríamos seguro que todos las conocen y las aceptan y es responsabilidad de cada uno estar al tanto y cumplirlas. Es necesario para  toda la escena profesional para que se llegue a un consenso y no se repita un caso así.

También creo que será difícil – por ahora, al menos- que nuestras quejas sean atendidas, teniendo en cuenta la opinión que toda la comunidad dotera tiene de nuestra escena, que consideran tóxica e indisciplinada. Esto si depende de nosotros, si queremos ser una comunidad respetada, tenemos que comportarnos como cualquier otra, evitar los dramas, los comentarios tóxicos, las indisciplinas, los equipos, organizaciones, es una responsabilidad de todos intentar cambiar la opinión que el mundo tiene de nosotros para que comiencen a tomarnos más en serio.