Las aplicaciones prácticas de la realidad virtual comienzan a aparecer.

El centro de vacunas Hermes Pardini de Brasil desarrolló un proyecto experimental llamado VR Vaccine para ayudar a los pequeños a sortear una de las situaciones más aterradoras de esa edad, recibir una vacuna.

Los pequeños hacen uso de unos visores simples de realidad virtual aunados a una aplicación de celular en la cual se ven inmersos en un amigable mundo fantástico donde interpretan a un superhéroe que va a recibir unos “escudos” para protegerse. Mediante un monitor externo, la enfermera sincroniza el proceso de vacunación con las imágenes mostradas en el visor de realidad virtual, donde es representada por un avatar similar a un hada. Los resultados en la conducta de los infantes son asombrosos, estos se muestran radicalmente más colaborativos y el miedo desaparece casi por completo.

Las aplicaciones prácticas de la realidad virtual comienzan a aparecer y aunque aún es un proceso experimental, en los próximos años los seres humanos seremos cada vez más familiares a los espacios virtuales y su integración con nuestras vidas.

¿Qué opinas?