Gambito de reina
Anya Taylor-Joy protagoniza la miniserie "Gambito de dama" de Netflix. | Fuente: Netflix

La nueva miniserie de Netflix, “Gambito de dama”, protagonizado por Anya Taylor-Joy, ha logrado posicionarse como una de las más vistas en la plataforma. Tras su llegada a la parrilla de contenidos a fines de octubre, causó bastante expectativa.

¿La razón? No se trata de un personaje real, sino de alguien ficticio. La historia está basada en la novela homónima de Walter Tevis, y Scott Frank, guionista y director de la producción, contó que mezclaron la vida de diferentes ajedrecistas, entre ellos está Bobby Fischer.

Tras su estreno, las opiniones alrededor de la calidad de “Gambito de dama” no tardaron en aparecer en algunos medios internacionales. La crítica extranjera elogió el desempeño de Anya Taylor-Joy.

El medio Hollywood Reporter, por ejemplo, destacó que la realización de esta miniserie: “Es televisión inteligente y lujosamente producida para adultos curiosos, incluso cuando opera dentro de un género propenso a ritmos familiares. Es algo para disfrutar”, publicó.

Para el crítico de televisión, Judy Berman de la revista Time, “Gambito de dama” es “el maravilloso tipo de drama que la televisión ya no produce”. Por otro lado, La Vanguardia destacó la participación de Anya Taylor-Joy ya que ha atrapado a más de uno con su creíble protagonismo:

“La miniserie de siete episodios domina en todo momento los conflictos emocionales y profesionales de la protagonista (y la forma en la que Beth Harmon ve las partidas está muy bien resuelta), todo con el presupuesto necesario para convertir la producción en una delicia de época, y con una Anya Taylor-Joy que aguanta los primeros planos como una campeona de la interpretación”.

Brian Tallerico, colaborador de Rolling Stone y editor de Rotten Tomatoes, considera que la miniserie es “uno de los programas más entretenidos e impresionantes de 2020”. Sin embargo, para la revista Variety“Gambito de dama” destaca no solo por la protagonista, sino por la narración:

"Consigue humanizar al juego y sus jugadores gracias a una narración inteligente y a una Anya Taylor-Joy tan magnética que cuando mira hacia abajo su resplandor casi deslumbra la pantalla".

Finalmente, Harold C. Schonberg, crítico literario del New York Times, escribió lo siguiente: “Beth Harmon puede no ser atractiva, pero tiene la dedicación de un santo bíblico, una memoria monstruosa y una habilidad para sintetizar, crear y explotar su pequeño mundo apartado con una clase de originalidad de principiante que nadie más puede unir. Se trata de la naturaleza del ajedrez en su máximo nivel”.