La maldición de Bly Manor
Como toda gran historia de terror, "La maldición de Bly Manor" está repleta de fantasmas. | Fuente: Netflix

La maldición de Bly Manor” se ha convertido en una de las series más vistas en Netflix durante los últimos días. Sin duda, su atrapante historia y cautivadores personajes han logrado captar la atención de espectadores, quienes ahora buscan descubrir los secretos detrás de la ficción televisiva creada por Mike Flanagan.

Una de las cuestiones que rodea la serie de terror son los fantasmas, aunque –como se ha visto a lo largo de sus episodios‑ su trama va mucho más allá del susto. Sin embargo, cada presencia dentro y fuera de la mansión de Bly tiene un origen. ¿Quiénes son todos los fantasmas que aparecen en la segunda temporada? Atención, desde aquí spoilers.

EDDIE O’MARA

En los primeros episodios de “La maldición de Bly Manor”, vemos que Dani Clayton (Victoria Pedretti) vive atormentada por la imagen de un hombre de lentes. Más tarde, se revela que fue su prometido y amigo de la infancia, a quien en realidad ella nunca amó, pero ella creía que su relación estaba destinada al romance. Justo después de expresarle que no podía corresponderle ni casarse con él, Eddie es atropellado por un camión.

La culpa que siente a causa de su muerte provoca que tenga la alucinación de que su novio muerto siempre esté presente en su vida. Durante un buen tiempo, Dani no puede ver su reflejo en ningún lado, debido a que esta versión terrorífica de Eddie siempre aparece a su lado.

La maldición de Bly Manor
Dany Clayton es perseguida por el recuerdo de su prometido muerto. | Fuente: Netflix

VIOLA O LA DAMA DEL LAGO

La Dama del lago es uno de los fantasmas que tiene más importancia en La maldición de Bly Manor”, debido a que ella es la que transita por la mansión por las noches y deja atrás sus pisadas de barro. En el octavo episodio de la serie, se da a conocer que la casa de campo alguna vez perteneció a una familia muy adinerada en la época victoriana.

Allí viven dos hermanas, Viola y Perdita Willoughby, quienes sufrirán la muerte de su padre y una de ellas decidirá casarse con Arthur, un hombre de clase. Tras dar a luz a su hija Isabel, la mujer es diagnosticada de tuberculosis, y aunque vive por cinco años más, su final llega bajo las propias manos de su hermana. Al morir, su espíritu queda encerrado en el baúl donde ella había guardado la herencia de vestidos y joyas para su pequeña.

Finalmente, su esposo e hija lanzan este baúl al lago por los terribles eventos que rodearon la mansión y vaga por la eternidad haciendo una caminata desde el lago hasta la casa y viceversa.

PETER QUINT

El asistente y chofer de Henry Wingrave es un hombre ambicioso y manipulador que termina involucrándose románticamente con la predecesora de Dani, Rebecca Jessel. Su codicia por el dinero llega tan lejos que planea un robo de algunas riquezas de la casa para escapar junto a su amada en dirección a Estados Unidos.

No todo sale como lo esperaba, y Peter Quint (Oliver Jackson-Cohen) es asesinado por la Dama del lago, quien arrastra su cuerpo hasta el estanque en las afueras de la mansión. Desde entonces, su fantasma vaga por la propiedad, aunque termina tomando control de Miles, el niño huérfano de los Wingraves y hermano de Flora.

REBECCA JESSEL

Se trata de la primera au pair que aparece en “La maldición de Bly Manor” luego de que los padres de los niños fallecieran en un trágico accidente. Es una mujer inteligente que busca ser una abogada de renombre y ve una oportunidad en tomar un trabajo de niñera para ganarse la confianza de Henry Wingrave.

Tras enamorarse y ser manipulada por Peter Quint, se verá involucrada en sus planes para huir de la casa, algo que nunca ocurre porque él muere. Al descubrir que el espíritu del hombre pena en la casa y no puede salir de allí, deposita su confianza en él para estar juntos: bajo su control se suicida al ahogarse en el lago.

La maldición de Bly Manor
Rebecca Jessel cometió suicidio en la propiedad de Bly y su espíritu no puede abandonar el lugar. | Fuente: Netflix

EL ALTER EGO DE HENRY WINGRAVE

Es un fantasma que tampoco pertenece a la mansión de Bly, pero forma parte de la historia de Henry, quien pasa tiempo encerrado en su trabajo en Londres. Es atormentado por este doble macabro, debido a la culpa que siente por la muerte de su hermano y esposa, con quien mantuvo una aventura amorosa y fruto de esa infidelidad nace Flora. Por ende, él es su padre biológico y no su tío.

HANNAH GROSE

Al inicio de “La maldición de Bly Manor”, no nos percatamos que Hannah también es uno de los fantasmas de la casa y por esa razón, actúa de una forma extraña. Fue asesinada por Peter Quint, quien tomó el control de Miles para empujarla por un pozo. Ni siquiera ella entiende en un principio que está muerta hasta que viaja de recuerdo en recuerdo.

La maldición de Bly Manor
Hannah Grose es la ama de llaves en la enorme casa de "La maldición de Bly Manor". | Fuente: Netflix

PERDITA

La mujer es “asesina y víctima” de su propia hermana Viola, luego de abrir el baúl que estaba destinado para la pequeña Isabel. Su espíritu vaga por el ático y, al igual que su pariente, va perdiendo la figura de su rostro con el paso del tiempo.

EL DOCTOR DE LA PLAGA

Otra víctima de la Dama del lago que murió una década después del trágico final de la familia Willoughby. Cuando se utilizó la casa para la cuarentena de las víctimas de la peste, este doctor fue uno de los que estuvo a cargo de cuidar a los enfermos. Su fantasma se esconde cerca de la cocina y sala principal de la mansión Bly.

EL NIÑO

Cuando la Dama del Lago iba a su habitación matrimonial cada noche, esperaba encontrar a una niña (su hija). Sin embargo, en una de sus tantas caminatas, encuentra a un pequeño y decide llevarlo en brazos al lago, donde claramente muere y su espíritu también queda atrapado en la casa, desarrollando una amistad con Flora, quien le regaló una máscara para que pueda lucir un rostro.

La maldición de Bly Manor” se encuentra disponible en Netflix desde el pasado 9 de octubre.