La maldición de Bly Manor
"La maldición de Bly Manor" es la temporada secuela de la antología que comenzó con "La maldición de Hill House". | Fuente: Netflix

La maldición de Bly Manor” es la secuela de la serie antológica que empezó con “La maldición de Hill House”, estrenada en el 2018. En esta historia distinta y algunos actores ya conocidos por la primera entrega, Netflix desvela los secretos de una gran mansión en el campo en Inglaterra.

Mike Flanagan, creador de la primera temporada, regresó como parte del equipo para esta nueva producción de terror. La ficción está inspirada en “Una vuelta de tuerca, del autor Henry James, por lo que, no está directamente conectada con los eventos que sucedieron en su predecesora.

Sin embargo, eso no quiere decir que “La maldición de Bly Manor” también cuenta con diversos detalles dignos de análisis por parte de los espectadores. La nueva trama nos centra en una gigantesca casa de campo ubicada en el estado Bly, a unas horas de Londres, en Inglaterra. Danielle Clayton (Victoria Pedretti), una joven estadounidense, postula a un trabajo para cuidar de los dos niños que viven allí sin saber que el lugar oculta más de lo que parece.

Desde el primer episodio, en la habitación de la pequeña Flora se puede observar una enorme casa de muñecas que es prácticamente una réplica de la elegante mansión. Atención, desde aquí siguen spoilers. Según Mike Flanagan y lo que indica la niña en la serie, consiste en un “sistema de rastreo para los fantasmas”.

La casa de muñecas es como nuestro Mapa del Merodeador (de ‘Harry Potter’) para esta temporada", explicó Flanagan a Entertainment Weekly. “Fue una idea que nació de Rebecca Klingel, una de nuestras escritoras a quien también se le ocurrió el concepto de la Sala Roja en la temporada 1. Ella simplemente aparece cada temporada y deja caer una idea como esta sobre la mesa”.

En ese sentido, el creador “La maldición de Bly Manor” señala que si el público es lo suficientemente observador encontrará a todos los que habitan en esa casa, incluso los fantasmas que se esconden en los rincones y no son parte de la trama central como la “Dama del lago”. Cada uno está ubicado en un sitio en específico en la casa de muñecas como en la vida real.

La maldición de Bly Manor
La casa de muñecas de Flora en "La maldición de Bly Manor". | Fuente: Netflix

UN SIGNIFICADO QUE VA MÁS ALLÁ

Por otro lado, la casa de muñecas de Flora también funciona como un reflejo de una conversación que tuvieron Dani y Jamie en el tercer episodio de la serie. Ambas discuten sobre “el amor y la obsesión”, y cómo estos conceptos se entremezclan. Para la protagonista “La maldición de Bly Manor”, no es así al considerar que, en realidad, son cosas opuestas.

“En las relaciones poco saludables, tenemos una tendencia a tomar a las personas y convertirlas en estas versiones de muñecas de sí mismas en nuestra imaginación, algo que podemos manipular, recolectar e incluso atrapar, como el caso de Peter Quint”, detalló Mike Flanagan. “Esa idea de dejar de mirar a otra persona como un igual y una persona, y mirarla como un premio romántico o algo que poseer”.

Los guionistas de “La maldición de Bly Manor” se preguntan cuáles son los personajes capaces de amar al otro y los que solo jugarían con una muñeca. “Tenemos a Hannah Gross y Owen, quienes son capaces de profesar verdadero amor —Dani y Jamie también—. Pero tienes a Peter Quint, quien es incapaz de amar a una persona y solo intenta jugar con ellos en la misma forma que Flora lo hace con sus muñecas en su casita”, concluye el creador de la serie antológica.

NUESTROS PODCASTS

"Mi novela favorita": Las grandes obras de la literatura clásica con los comentarios del Premio Nobel Mario Vargas Llosa. Una producción de RPP para todos los oyentes de habla hispana. 

Henry James, autor detrás de “Una vuelta de tuerca”, fue un neoyorkino fascinado por la teosofía y el espiritismo y aunque la mayoría de sus historias nunca llegaron al gran público, sus contemporáneos y críticos lo reconocieron como un maestro de su tiempo.