Am

“¡No te vas a casar con esa huachafita!”, es lo primero que Frida le dice a su hijo Patrick luego de salir de la casa de Reyna que se ha pasado buena parte de la mañana conversando con su futura consuegra y enseñándole sus fotos de “disneywork”.

“¡¿Y dices que esa mujer está moribunda?! ¡¿Moribunda?! ¡Esa es una arribista de pacotilla! ¡Y el marido! ¡Ese pobre hombre! ¡Tiene el sello de perdedor en la frente! ¡No, no te casas con Shirley!”, exclama Frida casi fuera de sí.

“¡Esta vez no te haré caso! ¡Shirley es una chica buena y si bien su familia no pertenece a nuestro círculo social se trata de personas honradas y buenas!”, dice Patrick defendiendo a su novia y su familia.

La discusión continúa hasta que Frida decide bajarse del auto de hijo y tomar un taxi. Shirley baja en ese momento y le pregunta a Patrick acerca de lo que piensa su madre sobre ella y su familia. Patrick no responde y le pide ir a hablar con su familia.

“¿Se lo dices tú o se lo digo yo?”, le dice Patrick a Shirley. Ella toma la iniciativa. “¡Papá, mamá, la mamá de Patrick nos adora!”, les comunica. Y Patrick añade más detalles a esta nueva mentira señalando que su madre siente que Reyna es una mujer fuerte y luchadora y que Lucho es un triunfador. Shirley está más feliz que nunca.

Sepa más: