Ewan McGregor y Alec Guinness como Obi-Wan Kenobi
Ewan McGregor y Alec Guinness son los dos actores que le han dado vida a Obi-Wan Kenobi en la saga de Star Wars. | Fuente: Composición (IMDB)

Lo conocimos en sus últimos días vida. Obi-Wan Kenobi, el noble maestro Jedi que hizo de Luke Skywalker una nueva esperanza ante un universo manejado por las oscuras fuerzas del Emperador, apareció por primera vez en la pantalla grande encarnado por el veterano Alec Guinness. El oscarizado intérprete de 63 años, llamado el "actor de los mil y un rostros" por haber encarnado a personajes como Adolf Hitler, Sigmund Freud y el Papa Inocencio III, se unió a la saga de Star Wars en 1977, pero sus apariciones serían cada vez más esporádicas en la trilogía original.

Investido al inicio con un halo de misterio, el Obi-Wan Kenobi de “Una nueva esperanza” —la primera película de la franquicia de George Lucas— era un perseguido político que permanecía oculto del Imperio Galáctico en el planeta Tatooine, con el nombre de Ben Kenobi. Vivía sus días con un ojo puesto en el futuro del joven Skywalker (Mark Hamill), y enfundado bajo una capa marrón y un traje blanco, símbolo quizás de su pureza de alma. Guinness supo mezclar elegancia y sabiduría en una interpretación que se sirvió de su pausada dicción y mirada introspectiva para dotar de un brillo auténtico de maestro a su personaje.

Alec Guinness, el primer Obi-Wan Kenobi
Aunque fue uno de sus papeles más populares, el veterano actor Alec Guinness desdeñó tiempo después su rol como Obi-Wan Kenobi en la trilogía original de Star Wars. | Fuente: Sunset Boulevard

Fue gracias a su paciencia de viejo Jedi que Luke pudo iniciarse en el control de la Fuerza y el dominio del sable de luz. “Tus ojos pueden engañarte, no confíes en ellos”, le aconsejaba. Mientras que a Han Solo, el intrépido contrabandista encarnado por Harrison Ford que acepta llevarlos en su nave Halcón Milenario hasta el planeta Alderaan, le interpelaba: “¿Quién es más loco: el loco o el loco que sigue al loco?”. Junto a ellos, el wookie Chewbacca y los androides C3PO y R2D2, Kenobi participó en su última gran aventura: salvar a la princesa Leia de aquella sede principal de Darth Sidious, llamada Estrella de la Muerte.

Sus frases sentenciosas, sin embargo, dejaron de oírse casi a mitad del metraje, luego de que se desvaneciera ante el sable rojo de Darth Vader, su antiguo aprendiz. Antes de morir, le dijo a quien fuera su amigo con la claridad de un vidente: “Si me matas, me convertiré en más poderoso de lo que jamás puedas imaginar”. Se refería, por supuesto, a la influencia que su muerte ejercería sobre Luke Skywalker, quien al verlo desaparecer supo que el camino que tomara como futuro caballero Jedi estaría lejos del Lado Oscuro. Una clara oposición a quien alguna vez fue Anakin, su padre.

De padawan a maestro

Pasaron 16 años para que volvamos a tener noticias de Obi-Wan Kenobi. Era 1999 y las salas de cine aguardaban el estreno de "Star Wars: episodio I - La amenaza fantasma". El veterano Jedi volvió a la gran pantalla, pero esta vez interpretado por un Ewan McGregor de 27 años. Su personaje, natural del planeta Stewjon, recién había sido aceptado en la Orden Jedi y estaba todavía bajo la tutela de Qui-Gon Jinn (Liam Neeson), aquel maestro del que parece haber bebido la lealtad a sus principios y que le encomendó, tras hallar la muerte en batalla contra Darth Maul, la preparación del pequeño Anakin Skywalker.

Fue este Lord Sith, aprendiz del malvado Darth Sidious, el primer villano al cual Kenobi derrotó con su característico sable de luz azul. Una victoria que le permitió acceder al título de Caballero Jedi y cubrir el puesto de maestro para el joven Skywalker, su padawan (aprendiz) más rebelde. Ni su barba montaraz, ni su rol de hermano mayor, ni sus llamados de atención, ni su amistad a prueba de balas pudieron detener al Anakin que ya daba muestras de romper con las reglas del Código Jedi desde "Star Wars: episodio II - El ataque de los clones", al casarse con Padmé Amidala.

Ewan McGregor y Liam Neeson en
Ewan McGregor y Liam Neeson dieron vida al aprendiz Obi-Wan Kenobi y su maestro Qui-Gon Jinn, respectivamente, en " Star Wars: Episodio I - La amenaza fantasma". | Fuente: Lucasfilm

La energía que le imprime Ewan McGregor a Obi-Wan Kenobi a lo largo de la nueva trilogía resulta llamativa por sus calculados movimientos, su tenacidad y su habilidad para el uso de la espada. La podemos ver, entre otras escenas, en aquella pelea que sostiene en el planeta Utapau contra el General Grievous, quien era capaz de manejar hasta cuatro sables de luz. Y también en su lucha contra el Conde Dooku, quien finalmente es decapitado por un ofuscado Anakin, a quien Kenobi le reprocha haberse dejado llevar por la ira.

Pero tal vez su lucha más recordada sea la que sostuvo contra su padawan, quien ya encaminado a convertirse en el hombre máquina que sería Darth Vader, decide batirse a duelo con su maestro en el planeta volcánico Mustafar. "¡Tú eras el elegido! ¡El que destruiría a los Sith, no el que se uniría a ellos! ¡El que vendría a traer el equilibrio a la fuerza, no a hundirla en la oscuridad!", le grita Obi-Wan Kenobi en "Star Wars: episodio III - La venganza de los Sith", luego de dejarlo sin un brazo y dos piernas. Un triunfo con sabor a derrota, que lo dejó desencantado frente a su destino, aunque no ante la Fuerza ni la mentoría.

"Obi-Wan Kenobi", la serie

Con el lanzamiento de la serie "Obi-Wan Kenobi", que estrena este viernes 27 de mayo sus dos primeros capítulos en la plataforma Disney+, Ewan McGregor vuelve a colocarse la capucha marrón y el traje blanco, y también a desenvainar —si las circunstancias lo requieren— su sable de luz azul. Según la compañía de Mickey Mouse, la historia de esta producción está firmemente enraizada en los sucesos transcurridos en "Star Wars: La venganza de los Sith"; es decir, luego de que el caballero Jedi sufra la pérdida espiritual de Anakin Skywalker, a quien alguna vez consideró "su hermano".

"Comenzamos con la idea de que él estaba destrozado. Era un hombre que había quedado quebrado por la experiencia de la Orden 66 y por haber perdido la fe. Me pareció interesante llevarlo a un lugar más oscuro y luego ver, durante el transcurso de la serie, cómo encuentra la fe nuevamente y vuelve a ser el Obi-Wan que conocíamos y queríamos", comentó el actor de 51 años en un comunicado de prensa difundido por el servicio de 'streaming'. Un Kenobi que definitivamente deberá enfrentar un pasado todavía próximo y que aún arde.

Sin embargo, tal y como dijo Hayden Christensen, quien regresa a interpretar el papel de Darth Vader en la serie, "es una época diferente" para el hijo más ilustre del planeta Stewjon. "La República cayó en manos del Imperio y Obi-Wan vive oculto. Vader está persiguiendo a los Jedis, porque ellos representan la oposición. A Vader lo manda el Emperador, pero hay más que eso, para él es personal. Todo se remonta a la lucha interna que tiene Vader con su identidad. Al tratar de matar a los Jedis, está tratando de matar a esa parte de sí mismo", sostuvo.

El Obi-Wan Kenobi que veremos, por otro lado, se acerca más al interpretado por Alec Guinness, según adelantó en una reciente entrevista Ewan McGregor. "Él tenía todo el tiempo ese brillo malicioso en los ojos ... el ojo que centellea. Yo trato siempre de pensar en él, de no sentirlo lejos, de escucharlo decir su texto", dijo a la AFP. Y ese es un rasgo que, probablemente, el Jedi que sobrevivió no ha perdido: una mirada sobre el universo en la que brillan la ironía, la nobleza y la sabiduría. De eso está hecho Obi-Wan, el Jedi más querido.

NUESTROS PODCASTS

Entendí esa referencia

EER+ 12 ¿Es BETTER CALL SAUL mejor que BREAKING BAD?

En este episodio no vas a tener una simple reseña de la serie protagonizada por Bob Odenkirk y Rhea Seahorn. Por el contrario, intentamos buscar la respuesta a una pregunta que seguro también ronda tu cabeza: ¿la precuela de "Breaking Bad" ha superado a la serie original? Renato y Diego conversan previo al estreno de la estupenda serie de AMC.