La cabeza es la zona del cuerpo en donde aparecen con mayor frecuencia las lesiones por quemaduras solares (57,1%), seguida de las laceraciones en el cuello (17,1%) y miembros superiores (15,4%). Así lo dieron a conocer especialistas del Ministerio de Salud (Minsa).

Explicaron que la aparición repentina de lunares y lesiones en la piel puede ser indicio de cáncer dérmico. Un dato preocupante es que en nuestro país ya se están presentando estos casos en adolescentes de 14 años y en jóvenes de 25 años.

Con el objetivo de evitar la aparición de manchas, pecas y lunares malignos que con el paso del tiempo generan cáncer de piel, recomendaron a la población evitar la sobre exposición al sol y usar ropa adecuada, sombreros y bloqueadores solares en este verano, como medidas preventivas.

En tanto, expertos del Círculo Dermatológico del Perú, advirtieron que el color, diámetro, bordes y la simetría de los lunares son factores fundamentales que deben ser observados en los lunares. Si el lunar tiene un color diferente al habitual, es asimétrico y tiene un diámetro mayor a los comunes, la persona debe visitar de inmediato a un dermatólogo para descartar el mal.

Indicaron que la sudoración, el agua y el paso de las horas desvanecen la crema bloqueadora, por lo tanto se debe reaplicarse luego de dos horas de estar expuestos al sol.

La presencia de pecas o manchas en el cuerpo es una repuesta a un daño que ha sufrido la piel. Además, en los lugares de mayor altura como en las serranías del país, las personas están más expuestas a la radiación solar.