INEN

En el Perú, se reportan 4 mil casos de cáncer de mama al año, según lo señala la Liga Peruana de Lucha contra el Cáncer, lo que significa 4 mujeres muertas por día a causa de este mal.

En ese sentido Christine Pellegrino, especialista en cáncer de seno del Montefiore-Einstein Center for Cancer Care, de Nueva York, señala que una simple herramienta llamada "Prueba Genética Integrada", podría hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

“Desde inicios del 2012, ya existen herramientas que ayudan al médico a predecir la evolución del cáncer de mama inicial y por tanto, a decidir un tratamiento más personalizado”, señala la especialista quien sostiene que en el Perú ya se viene realizando estas pruebas.

La prueba genética, según la experta, cuenta con 98.9% de exactitud en la clasificación del cáncer y es la única aprobada por la FDA, por lo que considera "sería el tratamiento del futuro en este tipo de mal".

Las pruebas genéticas integradas, evalúan el riesgo individual de metástasis del cáncer de mama. El estudio tiene valor predictivo y de pronóstico, proporcionando al médico, información muy importante acerca de la invasión del cáncer y sobre el riesgo individual de cada paciente.

Esta prueba permite al galeno tomar decisiones más fundamentadas acerca del uso de terapia hormonal sola o combinada con quimioterapia.

El síntoma más común del cáncer de mama es la sensación de tener una bolita como un pequeño chícharo en cualquiera de los senos.

Cuando las células cancerosas crecen suelen tener líquido alrededor de ellas y la tensión del tejido mamario aumenta, formando hoyuelos de aire que hacen que la piel se sienta piel de naranja. Cualquier cambio no debe asumirse como normal y hay que consultar al médico.