La hipertensión arterial: la asesina silenciosa que se puede evitar

La obesidad en sus diferentes tipos, la diabetes mellitus (1 y 2), la alta ingesta de sal, el tabaco y al alcohol, son algunos de los factores de riesgo que tarde o temprano pueden desencadenar una hipertensión arterial o presión alta.
Morguefile/deanjenkins

La hipertensión arterial es catalogada en la actualidad como la epidemia del siglo XXI y evidentemente genera tremenda preocupación en los planes de salud pública de todos los gobiernos del mundo, ya que en proporciones, según la OMS, 1 de cada 3 adultos sufre de esta enfermedad y desconoce que la padece.

Si trasladamos estas cifras al Perú, son casi 5 millones de personas que padecen hipertensión arterial, de acuerdo al último reporte del Ministerio de Salud (Minsa).

Sin embargo, hay que tener algunos conceptos claros sobre este mal para poder saber si lo padecemos o no. De primera, hay que tener un diagnóstico certero realizado por un profesional competente en el área de la cardiología.

“Una sola toma no significa que tengas la enfermedad. Puede haber estrés o un periodo emocional muy alto que influya. Para catalogar la presión arterial elevada tiene que haber tres tomas durante dos semanas para determinar que uno es hipertenso”, señaló el cardiólogo Luis Razzeto en Ampliación de Noticias, en el marco de “Semana de la Salud” de RPP Noticias, dedicado esta vez a la “hipertensión arterial”.

En ese sentido, Razzeto aclara que una presión arterial solo puede considerarse como tal si la medición tiene una constante de 14 sobre 9 (140/90). “Lo ideal es medir la presión entre las 3 am y 10 am sin importar necesariamente la edad del paciente-aquí se incluye a los niños desde los 5 años-, pero preferentemente desde los 40 años en el caso de los hombres y 50 en las mujeres”, indicó.

FACTORES DE RIESGO QUE PUEDEN EVITARSE

La obesidad en sus diferentes tipos, la diabetes mellitus (1 y 2), la alta ingesta de sal, el tabaco y al alcohol, son algunos de los factores de riesgo que tarde o temprano pueden desencadenar una hipertensión arterial o presión alta.

“La presión arterial no da síntomas, son pacientes que se sienten bien y lamentablemente debutan con un derrame cerebral, con un infarto agudo de miocardio o muerte súbita. En ese sentido, los factores de riesgo son los que definitivamente juegan un papel fundamental en la morbilidad del paciente”, subrayó el cardiólogo.

Sobre el consumo de cigarrillos, Razzeto tuvo especial énfasis, ya que las sustancias que contienen esta “droga social” generan vasoconstricción.

“Es decir, el cigarrillo constriñe (apreta) las arterias, al hacerlo, aumenta la demanda del corazón y por ende aumenta la presión arterial sistólica. Este tipo de presión es la que mayor problema produce al ser humano, es la causante de los derrames cerebrales, infarto agudo del miocardio, de la insuficiencia cardiaca, insuficiencia renal, etc. Tenemos que centralizar nuestro foco en la presión arterial sistólica o máxima”, finalizó.

DATOS ADICIONALES

La revista especializada The Lancet deja de lado la vieja idea de que la hipertensión se controla con una sola pastilla. Aparentemente ya no es así. Según los más recientes estudios, para el adecuado control de este mal arterial se requiere de tres a cuatro pastillas al día, dependiendo del cuadro de hipertensión.

“Sentirse bien no quiere decir que estés bien. El 50% de pacientes con HA son asintomáticos. No tienen dolor de cabeza o zumbido de oído. Ojalá que con una sola pastilla se pudiera controlar esto, pero no es así”, finalizó el especialista.