Una serie de investigaciones ha demostrado que el cordón umbilical es una fuente importante de células madre para la medicina regenerativa y la construcción de tejidos artificiales; sin embargo sólo un grupo de ellas son útiles para tal fin.

Así lo sostiene un estudio realizado por un equipo de científicos de las universidades de Granada y Alcalá de Henares, en España, tras establecer, además, que estas células deben ser mantenidas en cultivo para su aplicación terapéutica.

Se tratan de las denominadas "células madre de la gelatina de Wharton", las cuales, están despertando un gran interés en la medicina regenerativa debido a su fácil accesibilidad, su gran potencial para diferenciarse hacia tejidos muy distintos y por poseer propiedades inmunológicas privilegiadas.

La importancia del trabajo, publicado en Tissue Engineering, radica en la posibilidad de seleccionar para la ingeniería tisular y la medicina regenerativa las células madre más idóneas y eficaces de la gelatina de Wharton del cordón umbilical.

La investigación abre la posibilidad de seleccionar también subgrupos de células en otras poblaciones de células madre de tejidos diferentes para aumentar la eficacia terapéutica en distintos protocolos de medicina regenerativa.