Referencial

Un cajero automático del Bank of Scotland, municipio de Rutherglen, en Escocia, se malogró y empezó a regalar dinero, hecho que fue aprovechado por decenas de personas.

El cajero daba billetes de más a todos aquellos que acudían a sacar dinero, por lo que decenas de personas formaron una cola para aprovechar el hecho.

Tras recibir el aviso de la policía, el banco tuvo que desactivar el cajero desde la sede central.

Lo curioso del hecho es que el Bank of Scotland ya ha informado de que "contactará con todos los clientes afectados".