Aunque parezca increíble, cinco cerditos prefieren la leche de una perra antes que la de su madre. Esta inusual historia se repite todos los días en una vivienda rural en las afueras de Camagüey (Cuba).

Mannorkys Santamaría, dueño de los animalitos, relató que los chanchitos persiguen a la perrita llamada Yeti por toda la casa y si encuentran la oportunidad, se prenden de sus mamas, a pesar de que “su madre biológica cuenta con abundante leche”.

Si no consiguen su cometido, los cerditos lloran y gruñen, lo cual suel ocurrir cuando la perrita abandona la casa porque “se siente cansada por el asedio”.

El veterinario Sergio Rodríguez dijo que un caso como el descrito es excepcional y explicó que los animalitos debieron sentirse tentados por el sabor y la temperatura de la leche de Yeti. Sin embargo, indicó que la de su madre es más rica en grasas, vitaminas y proteínas.