Una adolescente de 15 años logró escapar de una vida de tortura a la que había estado condenada, al lado de su padre, de su madrastra y su hermanastro.

La muchacha, notablemente delgada, apenas con 70 libras, fue hallada descalza y vestida solo con un pijama tras huir de su casa en Wisconsin (Estados Unidos), según informó la policía.

Tras ser examinada por un médico que se especializa en abuso de menores, se supo que la menor sufrió "tortura de niños en serie con la exposición prolongada a la inanición (debilidad por falta de alimento) definitiva".

La niña había sido obligada a vivir en el sótano, con una alarma que le impedía abrir la puerta sin ser descubierta, el lugar carecía de un baño y casi no le daban de comer, recoge el Nydailynews sobre la versión que dieron las autoridades.

Además, la joven, cuya identidad se mantiene en reserva, no iba a la escuela.

La madrastra, Melinda Drabek-Chritton (42), el hermanastro, Josué Drabek (18), así como el padre biológico de la víctima, Chad Chritton (40), se enfrentan a cargos de abuso infantil por torturar a la adolescente.