Buenos cuidados básicos dan seguridad al niño, según experta

Los cuidados básicos del bebé van generando el vínculo de la madre o cuidadora con el niño desde muy pequeño.

Los cuidados básicos del bebé consisten en el baño, la alimentación, el vestido y el cambio de pañales y deben ser realizados por la persona más cercana al niño como su madre o una alguien de confianza que ella designe en caso que esta no pueda cuidarlo. Así lo dijo Orietta Zagazeta, directora del Centro Acompáñame. 

 

“Los cuidados básicos bien hechos permiten un buen desarrollo a nivel afectivo y emocional del niño”; indicó Zagazeta, especialista en aprendizaje, audición y lenguaje, y dijo que la persona encargada de estos cuidados debe procurar ser la misma. 

 

“Una persona acelerada, apurada, que cambia un pañal mecánicamente sin tomar en cuenta la mirada del niño, no va a permitir que este desarrolle de manera calmada, sino que va a estar acostumbrado a una relación mas tosca y acelerada”, explicó la experta. 

 

Y agregó que un niño que no es mirado no logra generar un vínculo adecuado con la madre, la persona más cercana, y puede tener una dificultades. “Llegan niños que van al nido y dicen que no respeta ni mira al otro, que no escucha, que se mueve demasiado, que es muy inquieto o que a veces se muestra agresivo”, dijo.

 

Más bien, recomendó verbalizar las cosas que se le va haciendo con el bebé cuando se el cambia el pañal, de ropa o se le da de comer. “Si es un bebé pequeño decirle te voy a cambiar el pañal, te voy a echar sobre la cama y a la vez buscar el contacto visual con el niño”, indicó. 

 

Mientras el niño es lactante, quien le dé el biberón debe estar en contacto con la criatura y no deben haber elementos distractores que ocasionen desconexión entre ambos como la televisión prendida. 

 

Cuando el niño coma alimentos sólidos, la experta dijo que es mejor ubicarlo frente a quien le dará de comer. “Es mejor tenerlo sentado sobre las piernas que en silla de comer y si el niño quiere coger la cuchara, hay que permitírselo. Eso le da independencia”, precisó. 

 

Sobre cuándo el niño debe dejar el pañal, Zagazeta explicó que “muchas veces se les fuerza a partir del año o año medio a que lo dejen. Pero hay que esperar a que esté preparado. El niño lo va decir, por eso necesita hablar primero, luego deja de mojar los pañales y se despierta seco, e incluso le fastidia el pañal”. 

 

No pasa nada que un niño de dos años o dos años y medio este con pañal”, dijo y añadió que “es importante no adelantar procesos, pues eso le quita independencia. En la medida que permitamos que se desarrolle libremente, el niño alcanzará seguridad, y va a ir llegando a cada proceso de acuerdo a su propia maduración”.