|

¿Comer pescado nos hace más inteligentes?

Según expertos, los pescados grasos como las anchoas o el atún son la fuente más importante de ácidos grasos omega-3, un componente estructural clave de las células del cerebro.
Morguefile

Los hijos de mujeres que han consumido más pescado durante el embarazo obtienen mejores resultados en pruebas de inteligencia verbal, habilidades motoras complejas y comportamientos proclives a la socialización, revela un estudio publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition.

Según expertos, los pescados grasos como las anchoas o el atún son la fuente más importante de ácidos grasos omega-3, un componente estructural clave de las células, principalmente, de la membrana de las células del cerebro.

A través de un proyecto denominado Nutrimenthe, los investigadores analizaron la manera en la que el pescado contribuye al desarrollo normal del cerebro y los ojos del feto y el lactante, así como en la variación genética de la capacidad intelectual.

El trabajo se centró en el estudio de polimorfismos en el grupo de genes del ácido graso desaturasa (FADS) que codifican las enzimas implicadas en la síntesis de los ácidos grasos omega-3 y omega-6.

En un estudio anterior se había descubierto que el consumo de pescado durante la gestación está relacionado con el coeficiente intelectual verbal a los ocho años de edad, pero no se identificó qué componente del pescado influía en este efecto.